En la vida hay dos formas de hacer las cosas: bien (con paciencia y cariño) y mal (a la carrera y con el mínimo esfuerzo). Sí, es cierto, quizá es una manera de simplificar mucho la realidad, pero por lo menos es una fórmula sencilla de ayudarte a entender mejor qué es el white hat SEO. Sigue leyendo (hasta el final, que el post va mejorando conforme pasan los párrafos) y te explicaremos todos los detalles.

El white hat SEO es un conjunto de técnicas para posicionar páginas web que sigue las normas que, para ello, imponen los motores de búsqueda. Estas directrices se basan en potenciar la originalidad, naturalidad y calidad de los contenidos, así como en aportar al usuario la mejor experiencia posible.

El white hat SEO se basa en seguir las normas impuestas por los motores de búsquedas para posicionar una página web.

En definitiva, se trata de hacer las cosas tal y como las piden los señores buscadores, los poderosos reyes del mundo online.

Si lo haces absolutamente todo siguiendo sus designios, en principio nunca podrán penalizarte y hundir a tu web en lo más profundo de los resultados.

Técnicas típicas de white hat SEO

1. Naturalidad en las palabras clave

Si tu web habla sobre camisetas de estilo surfero, seguramente tengas la palabra clave “camisetas estilo surfero” repetida algunas veces en el texto de tu web. Si aparece en torno al 1% del total de palabras que tenga el contenido del site, Google (nos referimos a él porque es el mayor buscador del mundo, pero puede ser cualquier otro) entenderá que tienes un contenido natural y te premiará por ello.

Sin embargo, si tienes un texto en el que tu palabra clave aparece un 10%, los motores de búsqueda seguramente pondrán cara rara y suelten un suspiro de decepcionada resignación. Después penalizarán tu web sin muchos miramientos. ¡Y nadie quiere eso ocurra!

2. Enlaces lo más naturales posible

Si consigues hipervínculos que apunten hacia tu página, lo más normal es que lo hagan desde lugares con temáticas relacionadas a la tuya y con anchor text (o textos ancla donde se incorpora el enlace) de lo más variados (“camisetas de surf”, “camisetas surferas”, “tienda online de camisetas”, “haz clic aquí”,…).

Si todas las URL o los anchor text son exactamente iguales (“camisetas estilo surfero”), los buscadores sospecharán que estás intentando posicionar tu web de forma ilícita. Entonces caerán sobre tu página como rapaces, te cogerán con sus garras de acero y te lanzarán a lo más profundo del océano online, un lugar desde el que, te avisamos, es muy difícil nadar para volver a tierra firme.

3. Contenido original al 100%

¿Ya vas entendiendo qué es el white hat SEO? En tal caso seguro que ya sabes lo que vamos a decirte. El contenido totalmente exclusivo y de cosecha propia se premia. ¡No te pedimos que todo el contenido te llegue por inspiración divina (a no ser que tengas un blog de poemas o microcuentos, en tal caso, la inspiración divina siempre viene bien)! Simplemente que cojas información e inspiración de otras webs y que redactes tu contenido desde cero y sin plagios.

Si necesitas en algún momento citar a alguien puedes hacerlo sin ningún tipo de problema. Pero siempre aplicando los formatos correctos y las comillas en los lugares adecuados. Incluso así, te aconsejamos que no cites demasiado. ¡No vaya a ser que los buscadores se piensen que te estás copiando y te lleven al rincón de pensar como en el cole!

4. Información que pide el usuario

Si luchas por la palabra clave “cómo montar un negocio online” y luego el contenido habla sobre cómo tus abuelos montaron la churrería de su pueblo, el usuario se dará cuenta en menos de 20 segundos de que el contenido no es el que estaba buscando y se marchará de la web.

En cambio, si ofreces el contenido que la persona estaba tratando de encontrar, esta se quedará mucho más tiempo en tu página e interactuará con ella. ¡Justo lo que quiere Google para poder darte palmaditas en la espalda!

El contenido de calidad es uno de los aspectos más premiados del white hat SEO. Si un texto le gusta a los usuarios, a los buscadores les encantará. En caso contrario, ocurre lo de las rapaces, las garras de acero y todo eso (esperamos que hayas leído todo el post, porque como acabes de llegar aquí sin leer el resto dirás “¿de qué rapaces me está hablando esta gente?”).

No hay ying sin yang: ¿y el black hat SEO?

El black hat SEO se basa en una serie de técnicas que Google considera ilícitas para posicionar una web. Es decir, repetición excesiva de keywords, texto oculto, incorporación de enlaces poco naturales, etc. Estas estrategias pueden ayudar a posicionar rápidamente una web, pero con la misma rapidez es probable que sea penalizada y…  rapaces, garras, blablabla.

El black hat SEO es un conjunto de estrategias ilícitas y penalizables por los buscadores para posicionar un site.

¿Qué ocurre? Pues que, como todo en la vida, el posicionamiento SEO no es del todo blanco ni negro. Hay una serie de grises que pueden hacer que un site posicione un poco más rápido de lo normal y que van más allá de crear un contenido fantástico sobre una temática concreta y esperar pacientemente.

Es el grey hat SEO, un punto intermedio entre Harry Potter y Voldemort. Digamos que es una especie de Severus Snape, que si bien es cierto que se cargó a Dumbledore, lo hizo por una buena causa y al final era hasta majete.

Después de destriparte el final de la saga del joven mago, esperamos que hayas entendido lo que es el SEO de sombrero gris, un punto intermedio entre seguir las normas a rajatabla y pasar completamente de las mismas.

Después de estas referencias súper extrañas a surferos, rapaces y varitas mágicas, queremos que sepas que hemos intentado, de todo corazón, enseñarte lo que es el white hat SEO. Si lo hemos logrado, recompénsanos compartiendo este artículo para que tus amigos aprendan un poquito más sobre marketing online… mientras se echan unas risas.