Cómo redactar tu home para que sea imparable

como-redactar-home

La web de tu negocio nunca estará aprovechada si los textos de tu home no están a la altura. Será esto lo primero que lea (no que vea) tu potencial cliente, ese que no sabe nada de ti y al que tu SEO branding aún no ha llegado. Es decir, es el usuario al que debes conquistar, convencer y fidelizar para que tu empresa siga creciendo. Y ojo, porque no tendrás más que un puñado de segundos para conseguirlo.

Por eso, conviene afinar mucho, pulir los textos al máximo y conseguir que tu home tenga todo lo necesario para ayudarte a llegar a los objetivos. Pero, ¿cómo conseguir unos textos a la altura de tu producto? ¿Cuál es la mejor manera de lograr vender con el copy de la portada de la web?

Cada caso es diferente, si nos avisas podemos estudiar el tuyo, pero aquí van unas indicaciones básicas por las que empezar a diferenciarte con tus textos.

Escribe solo para una meta. Nada de abundancia de datos, de peticiones indiscriminadas. Elige el objetivo más importante de tu web y diseña tus textos únicamente para este. No agobies a tu cliente pidiéndole que te compre, que se suscriba, que te comparta en redes sociales, que te llame y que además de todo eso, vuelva cuando quiera. Elige el más importante y trabaja para ayudarle; así de sencillo suena, e igual de simple debemos hacerlo.

Llama a la acción. Tus textos van orientados a conseguir ese objetivo, OK, pero también toca pedirlo. Una vez quedan expuestas las razones por las que lo tuyo es diferente, barato, útil o lo que sea, toca animar a nuestro usuario a dar el siguiente paso para conseguirlo, para disfrutar de esas ventajas tan apasionantes que le ofreces (ojo, y que se corresponden con la realidad). En toda home debe haber un verbo en imperativo.

Reduce las comas. Hablamos del texto de una web comercial, no del capítulo nunca publicado de El Quijote. Tengamos esto presente y evitemos frases enrevesadas, subordinadas interminables y todo lo que no sea sujeto-verbo-predicado. No se conoce un cliente que comprara un producto solo por la excelente utilización del castellano antiguo. Lenguaje real, adaptado a tu cliente y directo. Ante la duda, lo más simple.

Maqueta tu texto. El texto es para leer, sí, pero no tiene por qué ser un mal trago. Existen recursos para incluir todo el texto que necesites sin que parezca una enciclopedia con alguna foto. Utiliza diferentes columnas, ladillos, entradillas o subtítulos. Cualquier cosa para convertir un ‘tocho’ en algo agradable, donde el usuario elija qué parte de la información le interesa más y se centre en ella.

¿Cómo tienes redactada la home de tu web? ¿Está funcionando?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.