No hace falta que tu negocio sea una funeraria para seguir leyendo esto. Cuando decimos “medium” no nos referimos a estar de cháchara con los espíritus sino a Medium, así con mayúscula. Es una plataforma blogging que no sé si llamar red social y de cuyo éxito no estoy del todo segura, pero que (como poco) a estas alturas ya debes conocer si te mueves en el mundo digital y tienes cosas que contar.

Qué es Medium: ¿red social o plataforma de blogs?

 

Medium es una plataforma de publicación de blogs fundada en 2012 por Evan Williams y Biz Stone. Sí, los cofundadores de Twitter. La idea era dar un espacio más amplio a todos esos twitteros que tenían mucho que contar, crear un modelo editorial donde no existieran presiones económicas y que cuidase un periodismo de todos y para todos.

Medium nació como la mezcla perfecta entre Tumblr y Twitter. El sueño de todo blogger.

Aquí el único protagonista iba a ser el texto, contenido limpio y sin ningún tipo de adorno. Al principio era incluso una red social vertical de lo más selecta, estaba cerrada y solo podían escribir algunos elegidos. Ahora hasta tenemos dudas con eso de considerarlo una red social.

La monetización no tardó en llegar a este edén de la información libre: en 2014, Medium lanzó una campaña de branded content con BMW. Este tipo de colaboraciones se pusieron de moda en la plataforma/red social/como quieras llamarlo y, tiempo después, Evan Williams lo explicó así: “Estamos comprometidos a facilitar las relaciones entre creadores, marcas y lectores de manera que el dinero fluya hacia los creadores para que puedan sostener la actividad que aman”.

Sea como sea, los blogs de Medium comenzaron a posicionarse como una clarísima opción a tener en cuenta en las estrategias de marketing de contenidos. ¿Quieres saber si hoy en día sigue mereciendo la pena?

Cómo funciona Medium: características y ventajas

 

Ahora que cualquiera puede escribir en la plataforma, su acceso y uso es de lo más sencillo. No encontrarás Medium en español, pero seguro que intuyes que para inscribirte tienes que hacer clic en “sign up”. Selecciona los asuntos que más te interesan y hala, ¡a cotillear contenido!

El diseño minimalista de Medium, donde el texto es el protagonista, es una de las cosas que enamoró a sus usuarios.

Si también vas a escribir, no encontrarás mayor complicación: pulsa “new story” y se te abrirá la caja de texto para empezar a teclear. Una vez lo tengas, se clasificará en el tema que corresponda y el resto de usuarios podrán interactuar con tu texto mediante comentarios y recomendaciones.

 

Entre las principales ventajas de Medium están:

  • Su fácil manejo. Es de lo más intuitivo y su interfaz es elegante, muy limpia y, además, personalizable.
  • La audiencia es de calidad segurisísimo. Cuando un usuario sigue un tema en Medium es porque realmente le interesa y está dispuesto a consumir contenido extenso sobre el mismo.
  • Las empresas pueden obtener información útil a partir del comportamiento de los usuarios (cuántos leyeron el texto, su tiempo de lectura, recomendaciones recibidas…) y tenerlo en cuenta a la hora de ofrecer contenido en otros canales. O directamente para aplicarlo en mejorar sus productos y servicios.

Adiós a Medium en español y al contenido local

 

Medium trató de mantener su esencia a duras penas y sobrevive a pesar de que muchos usuarios se mostraron descontentos con que dejasen espacio a las marcas, los mil y un cambios en el sistema de monetización o la desaparición de los dominios personalizados.

Sin embargo, para los usuarios hispanohablante el antes y el después lo marcó la desaparición de Medium en español en 2017. Como consecuencia de su centralización en San Francisco, la compañía se despidió de su herramienta de curación de contenidos locales en diferentes idiomas: ‘Renovando el foco en Medium’

Así, los contenidos en español perdían un trampolín importante en su visibilidad. La plataforma no solo curaba artículos, también hacía recomendaciones en sus newsletter o los compartía en redes sociales. Para ellos, esta decisión buscaba una mayor eficiencia, pero ¿tendría también esta positiva consecuencia en los usuarios hispanohablantes? ¿Sigue mereciendo la pena invertir esfuerzo en este canal?

Medium en tu estrategia digital: ¿merece la pena?

 

Tanto si te enfrentas a Medium como a cualquier otra plataforma de blogging, lo primero que debes preguntarte es si tienes suficiente contenido que aportar. Si la respuesta es sí (spoiler: casi siempre lo es si te molestas en pensar), después prométete publicar frecuentemente y con una cadencia fija.

Si tu target es hispanohablante, piénsate dos veces si merece la pena incluir Medium en tu estrategia digital.

Una vez has llegado aquí y antes de decidir si esta plataforma es o no una buena opción, debes tener presente la ya comentada desaparición de Medium en nuestro idioma.

Tras esto, el contenido en español encuentra serias dificultades para monetizar y obtener visibilidad.

Además, debemos sumarle que en nuestro país no existe una masa considerable de consumidores y que la mayoría de usuarios que llegan a la plataforma lo hacen a través de un enlace en otra red social.

Consejos para una marca española en Medium

 

  • Si no te dedicas a un sector muy específico en el que realmente puedas aportar contenido de valor, ni siquiera te lo plantees. O, al menos, dale una vuelta al tema y plantéatelo para hablar de una parte concreta de tu campo.
  • Si has dado el OK al punto anterior, ahora piensa si la mayoría de tu público es hispanohablante. De tal modo, casi puedes ir descartándolo. Si además de ser hispanohablantes, son españoles, casi seguro ya no merezca la pena dedicar esfuerzos aquí.
  • Y si ya tienes un blog propio, con una estrategia definida y con redes sociales sólidas a través de las cuales distribuir tus artículos, te diría que ni gastes un segundo más pensándolo. Tendría que ser una súper excepción para que tuviese sentido.

Para entender el declive de Medium en nuestro país y por qué es poco probable que merezca la pena, puedes leer este artículo de Manuel Delgado: ‘Adiós, Medium, me vuelvo a mi casa’. Seguro que sus conclusiones te ayudan a decidir.

Si ya estás en Medium y te estás planteando si merece la pena seguir desarrollando contenido en esta plataforma, es tan sencillo como ponerlo a prueba comparando sus datos con los de tu blog. ¿Que el rendimiento no es óptimo? No te cortes: piensa en la mejor forma de aprovechar tus textos ya publicados, dales una segunda vida y a buscar una plataforma que se adapte a tus necesidades.

¿Eres o has sido usuario de Medium, la plataforma de blogging? Estaremos encantadísimos de conocer tu experiencia, así que déjanoslo en los comentarios. Si tenemos que llorar su muerte (y entonces lo de médium cobrará más sentido que nunca), preferimos que sea contigo.

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y ¡COMPARTE!