Entre reformar una casa y rediseñar una web no hay mucha diferencia: las dos salen siempre más tarde de lo que crees, tienes que cuidar los detalles y, cuando terminas, estás totalmente destrozado.

Hablamos de un rediseño que ha durado en total 13 meses. Sí, una locura. Para bien y para mal, no teníamos prisa por sacarla.

A modo de fisioterapeuta digital, me recupero del desgaste contándote todo lo que ha pasado desde el día que decidimos cambiar la web de la agencia hasta hoy, donde ya la tenemos al 98% de lo que queríamos.

Aprovecho también para pedirte que si tienes cualquier comentario no te lo quedes para ti: si nos lo mandas te daremos las gracias con mucho cariño. El feedback es como el bueno vino: siempre es bienvenido.

Vamos al lío: así ha sido el rediseño de esta, la tercera web de Marketing Paradise.

Por qué decidimos cambiar la web

Hay dos motivos principales por los que nos metimos en el tornado de cambiar por completo nuestra web:

  1. Seguir mejorando. Odio la frase de “si algo va bien no lo toques”. ¡Por supuesto que sí! Con la confianza que da saber que has encontrado un buen camino, el siguiente paso es seguir escalando. La web anterior iba genial, cumplía con nuestros objetivos.

Podíamos habernos ahorrado dinero, recursos y tiempo, a la vez seguíamos recibiendo leads de clientes que querían trabajar con nosotros.

Pero con eso no basta. Teníamos claro que había una oportunidad de tener una web todavía mejor, y hemos querido aprovecharla.

  1. Marketing Paradise ha cambiado mucho. Una web corporativa debe ir siempre a la misma velocidad que su empresa. Nosotros hemos cambiado mucho desde que sacamos la antigua; tocaba contar esa evolución.
Si algo va bien, ¡mejóralo! Así ha rediseñado su web @mk_paradise Clic para tuitear

 

Nuestra estrategia

Esta es la parte crítica del proceso de diseño de cualquier web: hacerte las preguntas adecuadas; si las contestas bien o no lo sabrás después, pero este paso previo es clave.

Al hacerlo, nos encontramos con un puñado de principios de diseño que serían los cimientos de todo el proyecto:

Mantener el espíritu de la madre. La mamá de esta era una web amable, diferente y entretenida. Dejaba claro lo que hacemos, pero te aportaba un extra que hacía que, cuando nos dejabas tus datos para conocernos, lo hicieras con una sonrisa.

El ejemplo más claro de esto es nuestra página en la que te damos 50 razones para conocernos. Me río de las landings académicas y las teorías sobre dónde y cómo poner un botón o un formulario. Está página nos ha dado más clientes que cualquier manual marketero.

Presumir de equipo. Antes estábamos todos detrás de los focos. La nueva web queríamos que nos sacara de la cueva para enseñar nuestros nombres, caras y cargos. Da más confianza, y sobre todo, tiene mucho más sentido. Estamos muy orgullosos de lo que somos y hacemos como equipo, ¿por qué no contártelo?

El blog va a su bola. “El Blog de Marketing Paradise” está dentro de la web, pero debe tener su rollo diferente. Por ejemplo, aquí nunca vendemos nada, ni enlazamos los contenidos con nuestros servicios. Su función es otra: ayudarte en lo que necesites.

Por eso, hemos elegido una gama de colores complementarios al nuestro, pero diferentes. Con esta gama de azules queremos darle algo propio a la herramienta que mejor nos funciona para que nos conozca cualquiera.

No somos como el resto. Y no queremos una web como el resto. Por eso no hemos seguido ninguna plantilla, ningún estándar, ninguna referencia. No sé si tendremos la mejor web de todas las agencias de España, pero al menos sí es única.

Esto ha implicado que el diseño sea más largo, con más trabajo y más costoso. Pero era un imprescindible para meternos en el lío.

Nuestra primera web, 2013.

El proceso del rediseño

La web está montada sobre WordPress, sin ninguna plantilla de base. Está 100% personalizada. Y esto es así porque empezamos diseñando sobre un folio en blanco.

Una vez establecimos las prioridades y objetivos, elegir qué elementos estarían y cuáles no, fue fácil. Saber cuáles son más importantes y cuáles menos, también. En base a esto fuimos dando forma a todas las partes de la web.

Lo importante es que nada nos ha condicionado: ni un theme, ni una tecnología concreta, ni nada. Las funcionalidades que queríamos, la hemos construido. El cuidado de los detalles ha tomado importancia, gracias a hacerlo de esta forma.

De hecho, el proceso de diseño ha sido mucho más largo y complicado que el de desarrollo. Hacerlo real ha sido rápido, pensar lo que queríamos ha sido lento.

Tal era una nuestra obsesión por la diferenciación, que hemos cambiado el estilo de las imágenes principales de nuestro blog. Hemos apostado por diseños en tres dimensiones, con paletas de colores diferenciadas entre las categorías.

Hablamos de unas 120 imágenes hechas desde cero en 3D, para todos los artículos. Se acabó la ilustración pastel típica de los blogs del sector, y ni te cuento las fotos de banco que están muy, muy vistas. Máximo cariño en todo.

Los textos también los hemos cambiado casi por completo. Queríamos contar otra historia: explicar en qué consisten los servicios de marketing digital sin que sea un aburrimiento es muy complicado; aun así, creo que lo hemos conseguido.

 

Nuestra segunda web. RIP desde este mes.

Aprendizajes de esta aventura

Me quedo con tres principales:

  1. Terapia gratis. Rediseñar tu web es la excusa perfecta para hacerte preguntas importantes sobre tu empresa, y que deben ser recurrentes. Es perfecto para coger perspectiva, redefinir tus valores y reforzar tu posicionamiento como marca. Te fuerza a hacer algo que a veces la rutina te lo impide.
  2. Qué gusto terminar. Cuando terminas un trabajo grande para un cliente lo gozas; imagínate cuando es para ti. Llevar 13 meses trabajando sobre lo mismo machaca a cualquiera. Pero el resultado final ha sido tan bueno que compensa, y da gustito.
  3. Estoy convencido de que hemos acertado con la estrategia y con las decisiones que nos han llevado a la web que estás viendo. Ser diferente es de primero de marketing al estudiar, pero de máster final cuando quieres aplicarlo. No es tan sencillo como decirlo.

 

Queremos tu ayuda

Me encantaría tener tu feedback. ¿Qué te parece la web? ¿Algún detalle que se nos haya escapado? ¿Qué sensaciones te da? Cualquier cosa que quieras decirnos, es muy, muy bienvenida.

Déjame un comentario aquí debajo, te lo agradeceré muchísimo.