¿No has oído nunca que, en función de la persona que tengamos delante, nos comportamos de una manera o de otra? Pues eso es, aplicado a web, lo que es el cloaking, una técnica para hacer que en una misma web los buscadores vean una cosa y los usuarios otra. ¿Quieres más detalles? ¡Sigue leyendo!

El cloaking se basa en enseñar a los motores de búsqueda una información distinta a la que ven los usuarios al entrar en la misma web. De esta forma, se intenta manipular los resultados del buscador de forma fraudulenta.

El cloaking es una estrategia para mostrar a Google un contenido diferente al que se le muestra al usuario.

Como Google hace mucho tiempo que conoce e intenta combatir esta técnica, realmente está bastante en desuso. Los algoritmos del gigante de internet son hoy capaces de detectar las webs que están llevando a cabo esta técnica para penalizarlas duramente después.

¿Para qué sirve esta técnica?

La idea fundamental al utilizar esta estrategia era mostrar contenido optimizado o sobreoptimizado a los motores de búsqueda mientras que a los usuarios se les brindaba otra información. Como ningún buscador quiere perder el control sobre los textos que se le muestran a sus usuarios, hace ya muchos años que comenzó su batalla contra el cloaking.

Penalización del cloaking

Aunque en general todo webmaster que se precie sabe perfectamente que el cloaking es relativamente fácil de detectar por parte de los buscadores (razón por la cual ya está en desuso), quien lo aplique se enfrenta a graves penalizaciones. Estas pueden ser manuales o algorítmicas.

  • Penalizaciones algorítmicas

la consecuencia suele ser la bajada de posiciones de la web infractora en los motores de búsqueda y reducción (más que considerable) del tráfico de visitas. No obstante, si se suprimen las acciones infractoras, se podrá volver a tener una buena optimización en el posicionamiento.

  • Penalizaciones manuales

Puede provocar una desindexación de todos los contenidos de la web y posteriormente la pérdida total de tráfico. Para poder salir de esta penalización es preciso proponer una reconsideración a los motores de búsqueda, aunque no asegura que se consiga el objetivo. En consecuencia, la mayoría de webmasters se ven obligados a abandonar el proyecto por completo.

Como ves, apostar por una técnica tan negativa para Google como lo es el cloaking puede tener unos resultados realmente desastrosos. ¿Cuál es la alternativa? Hacer un SEO de calidad, paciente y perseverante, para que tanto tus usuarios como los buscadores estén la mar de contentos con tu contenido. Si quieres apostar por esta estrategia pero no sabes cómo hacerlo, ¡péganos un silbidito!

¿A que mola? Pues comparte, guapis.