Ahora sí que hemos entrado de lleno en el verano. Playita, noches más largas de lo normal, terracitas… Cualquiera se pone a escribir un post, ¿eh? Y, sin embargo, the show must go on. ¿Cómo hacer para que nuestro blog no se resienta mientras estamos de vacaciones? Aquí tienes 5 trucos para conseguirlo.

1. Aprovecha tu Twitter

Plugins para WordPress (como Evergreen Post Tweeter) te permiten automatizar la publicación de contenido antiguo en tu perfil. De esta forma, aprovechas antiguos posts para darle un empujón de visitas extra a tu blog de esos usuarios con ganas de seguir leyendo desde la toalla de la piscina. Quién sabe, igual cuando vuelvas incluso te encuentras con un buen puñado de nuevos seguidores.

2. Posts de repaso del año

Depende de la estrategia, ganas y disponibilidad de cada uno, pero si vas a dejar alguna entrada programada para sacar durante estas semanas, una buena idea es aprovechar este ecuador del curso bloguero para publicar una recopilación de lo más destacado en el blog corporativo (o de tu marca personal) durante la temporada. Conseguirás un pico de visitas interesante y, además, no tendrás totalmente abandonados a tus lectores.

3. Salte de lo habitual

En verano queremos temas muy frescos, ligeritos y diferentes a lo que encontramos en noviembre o en marzo. Esta es una muy buena época para probar post innovadores, para salirte de los temas que sueles tratar.

Quizá puedas probar con un post algo más personal, divertido y fácil de digerir. ¿Un ejemplo? Analizar los destinos a los que vais a ir tú o tus compañeros de viaje y examinar cómo se promocionan esos destinos en redes sociales es una opción.

¿No sabes qué hacer con tu blog… mientras estás de vacaciones? Mantenlo activo este verano sin tener que salir de la piscina con estos 5 trucos. Clic para tuitear

4. Prueba un nuevo look

Obviamente, este aspecto depende de lo que quiera cada blogger o marca. Pero el verano también puede ser un momento interesante darle un toque diferente al look & feel de tu blog. Métele algo veraniego, así disimularás el hecho de que la bitácora está un poco abandonada. Además, sorprenderás al usuario que se pase a vleerte y que no se espere ese detalle.

5. Olvídate del tráfico

Este consejo es más por tu salud que por la de tu blog. Cuando vuelvas en septiembre, o cuando sea, olvídate de analizar visitas, usuarios, conversiones… De verdad, no merece la pena.

En internet baja el tráfico en verano de manera tan drástica que las conclusiones que puedas sacar son irreales. Compáralo simplemente con los mismos datos del año anterior y así compruebas si las novedades han tenido efecto.

Y tú, ¿qué has decidido hacer con tu blog este verano? Comparte este artículo en redes para que tus amigos bloggers no se agobien con la llegada de las vacaciones. ¡Y a disfrutar de la playita!

blog-verano
¿A que mola? Pues comparte, guapis.