Añades el código de Analytics a tu web y piensas “Genial… ¿Y ahora? ¿Qué KPI de mi blog debo analizar? ¿Dónde está el apartado de tus artículos lo está petando?” Tranquilo. Aquí tienes un resumencillo de las métricas que debes revisar para saber si tu blog realmente lo peta… o no. 

Lo más importante, mira si cumples tus objetivos

 

Antes de pasar al meollo de la cuestión, debes conocer un par de conceptos para saber diferenciar la fantasía de la realidad en lo que a métricas de blog se refiere. 

Métricas vanidosas: son aquellas que, como bien has adivinado, solo sirven para hinchar el ego. Se trata de números que engordan tu estatus y te hacen sacar pecho… pero nada más, porque no influyen en lo verdaderamente importante: la consecución de tus objetivos. 

Ejemplos de métricas vanidosas: número de followers, visitas, comentarios… 

 

Métricas accionables: estas son las buenas, sí, señor; las que influyen de forma concreta en lo que estamos creando; las que aportan valor y ayudan a analizar el rendimiento real del blog. Y, como ocurre en cualquier otro ámbito de la vida, son las que, a pesar de ser más complicadas de conseguir, merecen más la pena. 

Ejemplos de métricas accionables: ventas, suscriptores, recomendaciones…

 

Analiza las métricas que provocan acciones, no sonrisas. #Analítica #blogs Clic para tuitear

Los KPI para medir un blog que merecen la pena

 

¿Significa que hay una lista concreta de métricas vanidosas y accionables? ¿Cómo la tabla del ocho pero en digital? Pues no, porque depende mucho de cuáles sean tus objetivos. Si, por ejemplo, quieres encontrar trabajo con tu blog, creo que el número de likes en Facebook que reciban tus publicaciones importa bastante poco. Mejor fíjate, si este fuera tu caso, en aquellos contenidos que hacen que las empresas contacten contigo. 

“Muy bien. ¿Esto quiere decir que cada cuál que mire las métricas que le parezca?”, me preguntarás. Pues, a ver, sí pero no. Me explico: hay un ABC de KPI que la grandísima (enorme, inmensa, titánica…) mayoría de los blogs deberían controlar para confirmar que todo va bien (o, en caso contrario, cambiar de rumbo). 

Tasa de conversión

 

Si alguien te pregunta por tu métrica favorita, dile que es la tasa de conversión. Porque debe serlo. Lo primero que tienes que hacer para saber si tu blog tira o no tira es saber el porcentaje de usuarios que cumplen con el objetivo que has establecido. 

No importa que este último sea una venta o rellenar un formulario de contacto. Da igual. Aumentar este dato es lo único que hará que tu blog crezca (si has establecido bien el objetivo, obviamente).  

Fuentes del tráfico

 

¿Qué fuente de tráfico genera una mayor conversión? ¿SEO? ¿Redes sociales? Analiza bien este punto para saber qué acciones te están aportando usuarios de mayor calidad. Como ves, accionable al 100%. 

Porcentaje de rebote

 

Este KPI (estrechamente relacionado con el tiempo en el sitio, que también debes controlar) te permitirá saber qué artículos de tu blog son más interesantes para tus usuarios y cuáles menos. Así podrás darle una vuelta a estos últimos y hacer que baje el rebote. 

“¿Cómo que darle una vuelta? ¡Si mi contenido está perfecto!” Vaaale, vaaale, no te pongas así. A ver, tu contenido puede ser la repera, pero quizá no es exactamente lo que los usuarios están buscando. 

La tasa de conversión, el porcentaje de rebote o las páginas vistas por usuario son algunos de los KPI más importantes de tu blog.

Si estás llevando a cabo alguna acción SEO, te aconsejo que mires qué contenido aparece mejor posicionado en Google para la palabra clave que usas en el post.

Eso te dará ideas sobre el contenido que realmente gusta a los usuarios. 

CTR en los emails

 

Dentro de la estrategia de email marketing, esta es la métrica que más te interesa, sin duda. Descubre qué porcentaje de suscriptores hace clic en el sitio que te interesa y, de ellos, cuáles puedes incorporar en la tasa de conversión. 

Páginas vistas por usuario

 

Si hablas sobre una misma temática en tu blog (quiero suponer que no escribes tanto de artesanía como de música tecno), seguro que puedes crear una estrategia de enlazado interno y meter hipervínculos entre unos artículos y otros. 

De esta manera, podrás guiar al usuario por diferentes páginas y ofrecerle mucha más información que le interesa. Además, así la persona pasará más tiempo en tu blog, se implicará más con tu marca (sea personal o de empresa) y será mucho más fácil que consigas tus objetivos. 

Pues hala, ya tienes una buena mochila con un montón de KPI para medir los resultados de tu blog. ¿Contento? Seguro que sí. Y, si no, solo tienes que decirlo en los comentarios. Bueno, y si te ha venido bien, también puedes comentar, ¿eh? Que lo lee mi jefe. 

¿A que mola? Pues comparte, guapis.