Suena tu móvil. Piensas que es esa persona que… bueno… te gusta (para qué seguir engañándote). “¿Sí?” “Hola, soy Pepita de Pepitaphone y llamo para informarle de una oferta…” Qué bajón. Pues cuando no aplicas técnicas de copy al email marketing tus correos suenan igual que la promo de Pepita. Evítalo con estos truquis. 

El asunto: la primera impresión cuenta

 

Tienes, literalmente, 2 segundos para captar la atención del usuario. Solo 2. Así que utilízalos bien. No pierdas el tiempo con mensajes vacíos del tipo “Tenemos una oferta para ti” o “Echa un vistazo a nuestras novedades”. Eso no dice nada y no te reportará ningún beneficio. 

Entonces, ¿qué digo en el asunto? Pues algo que capte la mirada del lector, una palabra rara, una frase que contraste con su forma de ver el mundo, un dato súper curioso… Algo que, en definitiva, ¡también te llamaría la atención a ti!

La intención es causar un impacto en la persona, avivar su curiosidad, hacer que quiera saber más del tema que tratas. ¿Un buen ejemplo? “Lo que me enseñó un ladrón sobre la marketing”, “Las cagadas que me alegro de haber cometido”. 

La clave del copy aplicado al email marketing es crear asuntos y previsualizaciones que llamen la atención del usuario.

De primeras puede chocar, vale. Pero si en el texto (dentro del mail) explicas qué relación tiene ese tipo de contenido con tu sector, ¡habrás conseguido el objetivo!

Que el usuario se quede con ganas de que le expliques un poco más sobre el tema y abra el correo. 

Ojito con la previsualización, ¡que se lee!

 

El copy en email marketing se aplica a todo: al asunto, a la previsualización y al contenido. No me digas que no le ponías mucho cariño a la previsualización hasta ahora… Bueno, vamos a pulir este pequeño error siguiendo estas pautas. 

Si bien es cierto que la primera toma de contacto con un mail es la frase del asunto, la previsualización la complementa y genera el impulso definitivo para abrir el mail. No dejes de poner todo tu amor en su creación. 

Incorpora algún dato extra que no tenga el asunto pero que no haga un spoiler absoluto de lo que se cuenta en el mail. Porque si se lo cuentas todo antes de abrirlo, ¿para qué va a entrar? 

En cuanto a la extensión, tanto del asunto como de la previsualización, te aconsejo que no te comas mucho la cabeza. Revisa el número de caracteres aproximado que se ve en tu propia bandeja de entrada en el móvil y listo. Lo importante es que sea lo suficientemente impactante como para que el usuario lo lea. Punto.

copy-mail-marketing

No busques el agrado ni la aprobación

 

“Estaríamos encantados de que vinieras a visitarnos ”, “Nos gustaría muchísimo que compartieras este artículo…” y frases por el estilo son un auténtico mataventas incluso en la mejor estrategia de email marketing

No incluyas frases que den a entender que buscas a toda costa la aprobación de tu público. ¿Por qué? Porque la búsqueda del agrado es de las cosas menos atractivas del mundo. Mostrar necesidad por agradar es poco natural, se ve falso e hipócrita. 

Este consejo de copy para email marketing, que se aplica a todo el contenido del mail, es básico para definir tu propia voz frente al usuario. Si buscas el agrado sonarás como una empresa casposa (con todo el respeto, pero es así). 

La búsqueda constante del agrado o aprobación del usuario es muy poco atractiva para él.

Mejor opta por la filosofía del “Te ofrezco X, que te soluciona el problema Y. ¿No te interesa? Pues date de baja, no pasa nada. Así podré ayudar mejor a quienes realmente necesitan X”. No digo que le tengas que poner eso en el mail, pero intenta darlo a entender. No necesitas a los usuarios que no te necesitan a ti. 

Sé tú mismo, con tus defectos por bandera

 

Cuando no sepas cómo redactar para email marketing, no caigas en el error de buscar lo políticamente correcto. De textos así tiene llena la bandeja de entrada el usuario. Sé natural, fresco, sencillo y cercano y la persona lo agradecerá. De veras. De esta forma, por lo menos, reconocerá tu tono nada más leer el asunto. 

Y, sobre todo, no intentes esconder tus defectos (o lo que tú crees que son tus puntos flacos) bajo la cama. De hecho, incluso puedes sacarles partido. Un asunto del estilo “Nuestros productos son caros. ¿Y?” venderá mucho más que otro del tipo “Tenemos los mejores precios del mercado”.

El primero no es típico, llama la atención, es atrevido y hará que el usuario abra el correo para encontrar una explicación a esos supuestos precios altos. El segundo es… terrible. Su mensaje es tan manido y casposo que duele a la vista. Nadie se interesaría por abrir ese correo porque es evidente lo que hay dentro, un conjunto de productos con sus magníficos precios dentro de una estrella roja. En fin… 

Entretén a tu público, es lo que busca

 

A nadie le gusta que le vendan algo diciéndole lo extraordinario que es. Huele a mentira a kilómetros de distancia. Puede que no lo sea, pero lo parece. Así que el inicio de tus correos no se puede basar en una descripción exhaustiva de lo maravillosos que son tus productos.

Cuando tengas que escribir para email marketing comienza contando algo que capte la atención de tu público, una historia de la que quiera conocer el final. Y ahí, justo al final, es cuando vas a enlazar esa historia con su necesidad y, de paso, con tu producto. 

Intenta enviar a tu público contenido entretenido que le apetezca consumir. Nadie se entretiene con un correo de “Tenemos el mejor servicio”.

Cuando ibas a primaria, ¿cómo te decían que se estructuraban las historias? Pues con un inicio, un desarrollo y un final.

Aplica esta estructura básica a tus correos. Comienza a contar algo que llame la atención, ponlo en contexto y, por último, enlázalo con tu propuesta de valor como posible solución y happy ending

Todo el mundo busca entretenerse, evadirse unos segundos. Si tus correos consiguen ser parte de esos momentos de entretenimiento, tendrás mayores probabilidades de vender tus productos o servicios. 

copy-email-marketing

No te líes, establece un objetivo claro

 

Ponte en los zapatos del usuario por un segundo. Tú estás tan tranquilo revisando tu bandeja de entrada y te encuentras con un asunto que llama tu atención. Genial, primer paso conseguido. 

Abres el mail para ver cómo termina la historia y te encuentras con 30 imágenes, cada una con un CTA que apunta a un sitio distinto. Uno va a un post, otro a un producto, otro a las publicaciones destacadas en redes sociales… 

¿Pero qué batiburrillo es este?, piensas. Si yo solo quería saber cómo terminaba la historia… Pues eso. Céntrate en un objetivo, pónselo fácil al usuario y dile exactamente  dónde quieres que vaya en un único CTA. No lo marees. 

En realidad, aplicar estas técnicas no es tan complicado. Con ser natural y dejarse de peloteos ya tienes la mitad del camino hecho. Aplica estos consejos y deja de decirle al usuario que te mueres por sus huesos. No hay nada más atractivo que la seguridad en uno mismo. 

PD: Si aplicas estos básicos del copy en email marketing al arte del ligoteo, también son muy útiles. Te lo dejo así, como detallito extra. Y si te sirven (ya sea en ventas o… en lo que sea), déjanos un comentario y nos lo cuentas. 

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y !COMPARTE!