Imagínate volver, por un instante, a los años 90. Internet, tal y como lo conocemos hoy, está en pañales, por lo que la única forma de dar a conocer tu producto es a través de los medios de comunicación tradicionales. Hablas con un famoso para que muestre en su programa de la tele tu producto, ganando así relevancia. Cambia la tele por las redes sociales y la audiencia por seguidores y ya tienes la definición de qué es un influencer.

¿Cuál es el significado exacto del término influencer?

Aunque la palabreja esté tan de moda estos últimos años, el concepto es tan antiguo como el propio marketing. La idea fundamental es aprovechar la influencia que tiene una persona sobre sus fans para promocionar tu producto o servicio. Lo que ocurre es que lo que hace tan solo un par de décadas estaba al alcance de unas pocas (y grandes) compañías, ahora, gracias a la proliferación de las redes sociales, puede ser utilizado por muchas pymes y proyectos emprendedores.

En definitiva, la definición de influencer es la de una persona que cuenta con cierta relevancia y seguidores en las redes sociales. ¡Ojo! Para serlo no solo se puede tener relevancia (puedes tener muchos likes y comentarios pero solo de tu pequeño grupo de amigos y familiares) o un gran número de seguidores (al fin y al cabo, estos incluso se pueden comprar). 

En resumen, debe tratarse de una persona que tenga una influencia real sobre las decisiones de su público. Y, por otro lado, este último debe ser lo suficientemente amplio como para tenerlo en cuenta a nivel empresarial.

 

Marketing de influencers: ¿para qué sirve?

Si eres muy muy fan de un cantante y este dice en redes sociales que utiliza la crema X para lucir su piel perfecta cada día, ¿no pensarías en probarla tú también? Pues en esto se basa el marketing de influencers, en aprovechar la repercusión que tiene una persona en sus redes sociales para promocionar tu producto o servicio.

Estas acciones sirven para dar a conocer tu negocio entre un público mucho mayor que el pueda tener tu propia marca. Además, generas en esas personas una predisposición positiva hacia él, pues tienen una buena referencia del mismo.

¿Qué es un influencer y qué tipos hay? #LearningInParadise Clic para tuitear

Tipos de influencer: el bueno, el feo y el malo

El bueno es aquel que, como ya hemos comentado antes, tiene una buena comunidad e influencia sobre ella. Al feo le faltan seguidores como para que te resulte rentable colaborar con él. Y el malo es el que tiene miles de seguidores (generalmente comprados) que ignoran totalmente sus publicaciones.

Enfoquémonos, obviamente, en el bueno. Sin embargo, ¡no todos los buenos valen! Tienen que tener un perfil de seguidores que coincida con tu público objetivo y, además, tener algún tipo de relación con tu sector. De nada vale que una persona que suele postear contenidos sobre recetas caseras promocione ropa deportiva. Sin embargo, si eres vendedor de productos orgánicos, sí que tendría sentido colaborar con esa persona.

 

Cómo contactar con los influencers

Ahora que ya conoces la definición de influencer y cuál elegir, vamos a por el siguiente paso. Si tienes un proyecto que ya va ganando cierta relevancia en redes sociales, seguro que en más de una ocasión alguno se ha puesto en contacto contigo. En estos casos, analiza los aspectos que hemos comentado anteriormente para saber si merece la pena esa colaboración.

Pero si lo que quieres es contactar con ellos, envíales un mensaje o correo electrónico planteándoles la posibilidad de una colaboración. En general, estas se basan en el regalo de un producto a cambio de una (o varias) publicaciones en redes. En ocasiones, sobre todo si la persona en cuestión tiene una enorme relevancia, puede incluso pedir un pago monetario. Llegar a un acuerdo ya depende de tu previsión de los beneficios y de tu capacidad de negociación.

 

Piensa en tus conocimientos sobre qué es un influencer al comenzar este artículo y los que tienes ahora. ¿A que se han multiplicado? Si quieres que te expliquemos (igual de bien) más conceptos de marketing online, ¡suscríbete a nuestra newsletter!