¿Te ha perseguido alguna vez por diferentes webs unos zapatos que casi compras en un e-commerce? Pues ya sabes, en resumidas cuentas, lo que es el remarketing. Te damos más detalles sobre esta estrategia y cómo puedes utilizarla en tu propio tienda online. ¡Toma nota!

El remarketing es una estrategia para enviar al usuario anuncios personalizados sobre los productos, servicios o contenidos de una web por los que ya se ha interesado previamente.

Es una técnica para crear campañas de anuncios personalizados a través de la red de display de un motor de búsqueda. Estos anuncios van enfocados a los usuarios que ya han estado previamente en un site y se han interesado por sus productos o contenidos.

Se trata de filtrar a los usuarios que entran en tu web, segmentarlos según los productos que han visto y, después, mediante una campaña de display, enseñarles un determinado anuncio. Estos últimos se crean, generalmente, en forma de banner.

Vaya por delante que, si ya nos conoces, sabrás que eso de los banners no nos van mucho. Los condenamos cada vez que podemos y no es una táctica de marketing por la que daríamos ni un duro. Pero, como en toda regla, siempre hay una excepción. En este caso, se trata del remarketing.

¿Cómo hacer remarketing?

En realidad, la idea es muy sencilla. Tanto, que podemos resumirla en solo 3 pasos:

  1. El usuario llega a la web y navega por el contenido de la tienda online, interesándose por algunos productos.
  2. Se marca a la persona con una cookie (previamente aceptada, según la actual normativa) y se le ha incorporado automáticamente en una lista de remarketing.
  3. Los anuncios específicos le aparecerán al usuario cuando navegue por la red de display o en los anuncios de la red de búsquedas.

Con estos tres pasos, seguro que ya has entendido cómo son las campañas de remarketing. De hecho, lo más probable es que también hayas adivinado que se trata de una de las estrategias online con mayor éxito para los e-commerce, ya que se dirige a personas que ya se han interesado por los productos.

Distintos tipos de remarketing

Dependiendo de la manera en la que se capte a los usuarios, así como del formato de anuncio que se les muestre después, podemos distinguir entre diferentes ejemplos de remarketing. Te los explicamos para que luego puedas identificarlos y aprovechar las virtudes de cada uno de ellos.

  • Estándar: por así decirlo, es la fórmula clásica. Después de visitar una web, al usuario se le muestran anuncios de la misma en otras páginas que pertenecen a la red de display. En el caso de Google, el mayor buscador del mundo, su red incorpora más de dos millones de sites, por lo que es muy fácil mostrar anuncios.
  • Remarketing dinámico: se trata de una técnica muy parecida a la anterior. Pero con el extra de que los anuncios aluden a los productos, servicios o contenidos específicos en los que la persona estuvo interesada.
  • Para apps: se trata de la misma estrategia. Pero en este caso los anuncios aparecen en aplicaciones de dispositivos móviles, no en webs.
  • Para red de búsqueda: son anuncios personalizados de la misma manera que los anteriores pero que aparecen en los resultados de búsquedas asociadas al producto o servicio de la web.
  • Remarketing en vídeo: al interactuar con un vídeo de YouTube (u otras páginas de contenido audiovisual) también se puede realizar la captación del usuario. Posteriormente los anuncios se podrán mostrar tanto en la misma plataforma como en webs y apps.
  • Lista de distribución: se trata del email marketing tradicional enviado a una lista de suscriptores segmentada por intereses. Si bien por las acciones llevadas a cabo en la web (carritos abandonados, intereses, etc.).

Ventajas de hacer campañas de remarketing

  1. Crea anuncios muy personalizados según los intereses del usuario.
  2. Actúa en el momento en el que la persona está pensando en comprar.
  3. Los anuncios pueden aparecer en más de dos millones de sites.

¿Ya estás dándole vueltas a cómo aprovechar tus nuevos conocimientos sobre qué es el remarketing? Normal, es una estrategia online muy jugosa. Sin embargo, no podemos evitar darte un último consejo: no te pases. Es decir, haz que tu anuncio aparezca unas 3 veces máximo al usuario. Si el producto que vio en tu web le persigue toda la vida digital, va a terminar realmente cansado de tu página y no tendrá ninguna gana de acceder de nuevo.

Dicho esto… ¡manos a la obra! Ponte con ello y seguro que consigues mejorar los resultados de tu tienda online. Y si necesitas que alguien te eche una mano, ya sabes: ¡péganos un silbidito!

¿A que mola? Pues comparte, guapis.