“El interés del que escucha estimula la lengua del que habla”. Es curioso, pero esta frase de Charlotte Bronte define a la perfección qué es el inbound marketing. La idea principal es la de hablarle a los usuarios que tienen interés en tu contenido porque les parece realmente útil. Esos usuarios, a largo plazo, se convertirán en futuros clientes. Te explicamos cómo en los próximos párrafos. ¡Sigue leyendo!

Definición del inbound marketing

 

El también conocido como marketing de atracción consiste en hacer que tu público sienta predilección por lo que ofreces gracias a tu capacidad para compartir contenido seductor y valioso. De esta manera, se ahorran costes, desaparece la sensación de publicidad intrusiva o spam y la estrategia parece, a ojos del cliente, 100% natural, lo que aumenta su efectividad.

La finalidad de toda esta estrategia es la de contactar de forma amigable con los usuarios que están al inicio del proceso de compra y acompañarlos hasta el final de forma sutil y poco intrusiva. De esta forma, el cliente se siente respetado al máximo, una forma muy eficaz de fidelizarlo.

Utilizando estrategias de inbound marketing aumenta en gran medida el número de visitas a la web, de registros y de leads cualificados. Esto quiere decir que, sin invertir directamente en campañas publicitarias online, pueden conseguirse clientes más involucrados con la firma y una mejor imagen de marca.

La idea principal es conseguir a través de contenidos interesantes que el cliente llegue a la web gracias a tu difusión por diferentes vías (blogs, redes sociales, etc.). Es entonces cuando hay que aportar el suficiente valor para que el usuario tenga la necesidad de saber más.

Fases del inbound marketing

 

  • Atracción: aplicando técnicas de marketing de contenidos, difusión en redes sociales y posicionamiento SEO, podemos dirigir al usuario a nuestra página web con información que le sea útil.
  • Conversión: una vez que está en nuestra web, se aplican diferentes técnicas para la persona se registre. Para ello, se le puede dar contenido complementario (e igualmente relevante) en forma de ebooks, plantillas o webinars a cambio de sus datos.
  • Educación: una vez su email está en la base de datos, ya se le puede enviar información personalizada en función de la fase del proceso de compra en la que esté. A través del retargeting y del seguimiento de los contenidos que ha visitado, se pueden automatizar los contenidos que se envían.
  • Cierre y fidelización: cuando a través de alguno de los contenidos se consigue la venta, no se termina el esfuerzo por mantener el cliente. En este momento hay que seguir ofreciéndole información útil y contenido específico para que vuelva a comprar en el futuro

De esta forma, las cuatro fases se adaptan a la perfección a aquellas por las que pasa el usuario antes de realizar una compra: concienciación (de la necesidad), investigación, decisión y acción. Como ves, el significado de inbound marketing se basa en ofrecer contenidos de manera muy poco agresiva y adecuada completamente a la persona, lo que a largo plazo reporta grandes beneficios a la empresa. Y si quieres conocer todo lo que estas estrategias de marketing pueden hacer por tu proyecto, danos un silbidito, te ayudaremos encantados.