No. No te voy a dar ejemplos de mensajes de bienvenida de tal o cual marca. Si eso es lo que buscas, suscríbete a las grandes marcas y echa un vistazo. Lo que te voy a dar aquí son ejemplos de contenido de e-mails de bienvenida que molan, que encajan… En definitiva, que FUN-CIO-NAN. Pero ojo, siempre debes escoger los que tienen sentido en tu caso. ¿Quieres conocerlos? Pues al lío.

Los correos de bienvenida tienen una tasa de apertura mucho mayor que la media de otros e-mails. De hecho, aunque podamos decir en general que un mail funciona si tiene más de un 15% de apertura, los de bienvenida pueden tener un porcentaje superior al 50% fácilmente.

Lo que nos lleva al segundo punto: ¿por qué no aprovechar este e-mail a tope, ya que se abre tanto? Ya te contesto yo: no hay razón alguna para no hacerlo, porque tanto a nivel de conocimiento de la marca y del producto como para ventas te puede venir fenomenal. 

Aspectos a tener en cuenta antes de escribir

Analiza en qué punto está la persona

 

Convierte tu mensaje de bienvenida en cadena de e-mails, sobre todo si ofreces un cupón de descuento.

¿Dónde está el banner para pedir al usuario que se suscriba a tu newsletter? Antes de definir el contenido que vas a incorporar al texto de bienvenida debes determinar, claramente, el recorrido que ya ha hecho el usuario y lo que sabe de ti hasta el momento.

Por eso no es lo mismo hacer un mail si la gente suele suscribirse desde el footer que si lo hace a través de un pop up que le salta a los 30 segundos de estar en la web o desde el blog. No obstante, si tienes un mismo e-mail para varios formularios diferentes (que es lo más habitual), plantéate qué es lo que, sí o sí, deben saber todos sobre tu marca.

¿Mail o cadena de bienvenida?

 

¿Un mail de bienvenida debe ser solo un correo o una cadena de varios? Pues una cadena, sobre todo si envías cupón de descuento. ¿Por qué? Pues porque con una cadena de correos puedes enviar varios mails a las personas que, después de suscritas, siguen sin comprar.

No tienes por qué pasarte y perseguir a la persona durante el resto de sus días con e-mails para que compre. Pero recordarle un par de días después (y luego una semana después, si sigue sin comprar) y enviarle el correo que aún tiene un cupón disponible, pues tampoco molesta demasiado. Ahora, más de 3 correos (como mucho 4 si quieres esperar un mes para recordárselo por última y definitiva vez), no. La desesperación o la persecución del usuario siempre me ha resultado, no sé, muy poco sexy por parte de una marca. O de quien sea.

Escucha este episodio de Paradisers en iVoox, iTunes o Spotify.

Qué necesita el usuario para conocerte

Ventajas de comprar contigo

 

En el primer correo de bienvenida a un cliente, sobre todo si crees que no ha hecho un recorrido suficiente por tu web como para conocerte a fondo, déjale claras al usuario las ventajas de comprar en tu web. Esas cosillas como el envío o devoluciones gratis, entrega en 24 horas o algún certificado que avale la calidad de tu producto, son perfectas para comunicarlas en este momento.

Productos estrella

 

¿Tienes algunos productos estrella en tu tienda online? Pues incorpóralos de forma destacada en estos primeros correos en los que te quieres presentar, oficialmente, ante un nuevo usuario y como mensaje de bienvenida de tu empresa. Si luego envías más e-mails (es decir, si haces una cadena), puedes tratar las ventajas de alguno de ellos en profundidad para que lo conozca un poco más a fondo.

Puntos de dolor

 

Si vas a enviar varios emails de bienvenida a una empresa, puedes aprovechar alguno de ellos para tratar un punto de dolor. Es decir, tratar un problema que, seguramente, tiene tu usuario y que el producto X (que casualmente vendes) lo resuelve.

Pero, porfa, porfa, porfa, no lo hagas estilo teletienda casposa. Es decir, estilo: “¿Tienes almorranas? ¿Las sufres en silencio y no sabes a quién acudir? ¿Ya no puedes ni sentarte? ¡Tenemos la solución!”

No, por favor. Sé sutil, elegante, ponte en los zapatos del usuario. No quiere que le vendan, quiere solucionar un problema. Así que, de primeras, sé empático y háblale como te gustaría que te hablaran a ti sobre un problema que le importa.

Opiniones de clientes

 

Incorporar las opiniones de otros clientes sobre tu producto, tu empresa o tu servicio siempre es una prueba social que ayuda a los nuevos usuarios a terminar comprando. Así que si las quieres incorporar (podría ser un ejemplo de email de bienvenida a un cliente, o como aquel en el que trates el producto concreto), adelante.

Solo un detalle: añade siempre la fuente real de la opinión. Es decir, puedes decir que Fulanito dijo X sobre ti y debajo añadir “Facebook”, “Google My Business”, “TripAdvisor”, “Atrápame” o la fuente que sea. De esta manera, el usuario siempre podrá revisar en esas plataformas que la opinión es de un cliente real.

Artículos del blog y redes

 

Si trabajas tus redes sociales, subes vídeos a YouTube resolviendo dudas de tu sector o escribes habitualmente en tu blog sobre temas que pueden interesar a tu público, díselo en este correo .

¿Por qué es tan importante hacer esto? Pues porque quizá esa persona no esté al 100% en el momento de comprar todavía, sino de informarse. Y diciéndole que puede visitar tu blog, tu canal de YouTube o tus redes sociales en busca de más información, puede que le estés haciendo un gran favor. Y a tu marca también, de paso.

Como ves, no me ha hecho falta ponerte ejemplos de marcas concretas para darte, curiosamente, ejemplos del contenido que puedes incorporar en tus mensajes de bienvenida a tus clientes. Escoge aquellos que mejor se adapten a tu marca y… ¡dale caña!

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y ¡COMPARTE!