Las fichas de producto en una tienda online son como el propio producto: si es está bien elaborada, funcionará. Pero… ¿cómo puede llegar a ser realmente buena? Pues lo tienes muy fácil: sigue leyendo y descúbrelo.

La página que dedicas a ese artículo concreto que te interesa vender tiene que ser, en una palabra, perfecta. Porque fichas de producto perfectas significan carritos llenos, y eso siempre es una buena noticia. De hecho, optimizarlas es una de las acciones más valiosas para aumentar las ventas de tu e-commerce.

En los próximos párrafos te voy a explicar punto por punto cómo hacerlo, pero… ¿prefieres escucharme? Porque en este episodio de Paradisers te cuento de viva voz cómo cuidar con cariño las fichas de producto.

Escucha este episodio de Paradisers en iVoox, iTunes o Spotify.

¡Y también puedes vernos en YouTube!

1. Antes de nada, debes priorizar

 

Pero, ¿y qué pasa si tengo cientos, miles de productos? Pues que debes priorizar. Quizá no puedas cuidar las fichas de absolutamente todos tus productos, pero sí de aquellos 20 que te generen el 80% de las ventas. 

En cualquier caso, el número, la falta de tiempo o cualquier otra excusa no son válidas para cargar el Excel de productos que te da tu proveedor y esperar delante del ordenador acariciando a tu gato para ver cómo se hincha tu cuenta corriente.

Las fichas comerciales de producto son su DNI. Y no cuidarlo influye mucho (y mal) en el negocio. Hablamos del escaparate más importante de todos los que tienes, superando incluso a la página inicial. 

De hecho, ¿qué más da que anuncies tu producto de manera excelente en cualquier plataforma si cuando llega el momento de venderlo la página es un desastre? ¿De qué vale tener una home maravillosa si luego el usuario no termina de comprar?

Vaaale, vaaale. Ya te he dado suficiente la tabarra y tienes la convicción absoluta de que debes cuidar tus fichas de producto. Bien. Pues ahora, manos a la obra, que ya toca. Pilla papel y boli (o guarda la página en favoritos, como quieras), que estos puntos no se te pueden olvidar.

2. El título concreto y claro

 

El título, la descripción corta y las imágenes deben estar muy cuidadas en tu ficha de producto porque es lo que primero ve el usuario.

Si tu usuario no sabe qué es después de leerlo, es que algo estás haciendo mal. Pregúntate qué cosas son vitales sobre el producto. Si crees que aspectos como el color, la talla, el modelo o el año de creación son importantes, incorpóralos. Y por “importantes” me refiero a que sin ellos la vida (del producto) no tendría sentido, y todos sobramos.

Porque la concreción es la virtud más importante en el copywriting de la ficha de producto. Simplemente se trata de responder a la pregunta ¿qué es?. Y, además, hacerlo en muy pocas palabras.

3. Imagen atractiva

 

¿Qué más da lo que cuentas en la página de tu producto si la imagen es penosa? Este punto es de los más importantes, porque apela directamente a las emociones. No vas a convencer a nadie de que tienes las mejores naranjas del mundo si la foto dice lo contrario. Aunque sea verdad.

Si puedes, enseña fotos en los dos momentos del producto: en funcionamiento y en reposo. Es decir, si vendes zapatillas de deporte, dale a tus clientes fotografías de las zapatillas en sí (desde diferentes ángulos, por supuesto), pero también enseña a personas con el producto, ya sea corriendo o posando para la cámara.

4. Información básica

 

La información más importante sobre el producto después del título: talla, minidescripción, materiales, marca… Con esto y los dos puntos anteriores, tu usuario ya sabe perfectamente qué vendes, y tiene lo básico como para hacerse una idea de lo que va a encontrarse cuando le llegue el mensajero a casa.

Pero… ¿por qué no meter esta parte dentro del título? Te respondemos en el post de SEO para tiendas online (ábretelo para luego). De hecho, este es el único punto que hemos dejado fuera de esta lista de 12 elementos que debe tener la ficha de un producto ideal, pero es imprescindible. Un poquito de SEO, ¡hará la vida de tu e-commerce más fácil!

Escucha este episodio de Paradisers en iVoox, iTunes o Spotify.

5. Precio visible y completo

 

En este punto sí que tienes que meterte por completo en la piel de tu cliente. Es decir, en tu propio papel cuando vas a comprar cualquier cosa por Internet: nada de esconder el precio, de omitir gastos extra ni de ‘jugar’ con las cifras. Eso no te gusta. Y a tu cliente tampoco. 

Muestra claramente cuánto cuesta el producto, si están o no incluidos los impuestos –si no lo están, muestra el total con ellos incluidos- y cuánto cobras de gastos de envío. Aplazar al cliente el precio total de tu producto es arriesgarte a que se marche sin saberlo nunca. O que, cuando los conozca, se sienta timado y se vaya por donde vino para no volver nunca más.

6. El carrito siempre presente

 

Visible y accesible en todo momento. Y si puede llevar una llamada a la acción (CTA), mejor (aquí hay algunas expresiones que te pueden ayudar). No obligues a tu potencial cliente a perder el tiempo para encontrar la manera de pagarte. 

Vamos, que si al cliente le gusta tu producto, no deba preguntarse más de medio milisegundo dónde puede comprarlo. De hecho, si el CTA puede ser visible con un color que llame a atención dentro de la gama cromática de tu empresa, utilízalo.

ficha-producto-tienda-online

7. Olvida el producto: ataca las emociones

 

Aquí entra el storytelling para arrasarlo todo. Después de los cinco primeros elementos fundamentales, toca apuntar al corazón. Olvídate de las características de lo que vendes, cuenta a tus usuarios qué experiencia van a vivir si se llevan tu producto, los beneficios que van a obtener al utilizarlo.

Este quizá sea el punto más importante de todos, porque se trata de un elemento que no se suele ver de manera clara en las fichas de producto de las tiendas online habituales. Y, teniendo en cuenta que las compras son decisiones emocionales (en su mayor parte) y no racionales, ¡hay que escribir directos a la patatita! 

Tener un pequeño texto en el que vendes algo más que un producto –llámalo experiencia, estilo de vida, status… lo que sea- le dará un punto de valor a tu branding y aumentarán tus opciones de éxito, seguro.

8. Descripción completa y creativa

 

El contenido sobre las características de tu producto, incluso los aspectos técnicos, debe ser original y atractivo. Diseñar un texto único nos ayudará a dos cosas; por un lado, a evitar las penalizaciones de Google por contenido duplicado (piensa cuántos competidores tienen ya la descripción del propio proveedor); por otro, demostraremos que nos gusta lo que hacemos y vendemos, anotándonos otro puntito en la lucha por conquistar a un cliente acostumbrado a comparar entre un puñado de tiendas online relacionadas.

No olvides incluir los beneficios en tu ficha de producto. Son ellos los que tocarán realmente las emociones del usuario.

Además, debemos lograr una descripción de producto creativa. Las características técnicas de una lavadora son las que son, pero es distinto decir “capacidad de lavado de 8 kilos” que “gracias a su capacidad de hasta 8 kilos tu ropa de cama estará limpia en un único lavado”. Mezcla beneficios y características y el cliente es tuyo, racionalizando en él una emoción.

9. Ventajas destacadas

 

Separa lo mejor que tiene lo que vendes del resto de datos complementarios pero no básicos. Por eso, conviene colocar en sitios diferentes (las clásicas pestañitas nos valen) toda la parte técnica, que también es útil, de lo que de verdad importa.

No dejes una sola ficha comercial de producto sin una enumeración real, directa y completa de sus ventajas. De esta forma, destacarás un buen puñado de razones para que compre lo que vendes. Al final, se trata de priorizar lo más importante del artículo y darle la relevancia que merece.

10. El producto es perfecto para…

 

¿Este producto es para mí? Si el usuario se hace esta pregunta, convéncele de que sí lo es con este apartado (que también puede estar en otra de las famosas pestañitas). Si tiene sentido, es interesante dedicar una pequeña sección en nuestra página para explicar las situaciones ideales en las que nuestro cliente puede usar lo que vendemos.

Digamos que es una especie de extra a la sección de ventajas pero narrada en un contexto espacio-temporal específico. Por ejemplo, si tenemos una tienda de moda y estamos preparando la ficha técnica de producto de un bolso, podemos explicar en nuestra sección “producto perfecto para…” que es ideal para salir por la noche a eventos informales.

ficha-producto-tienda-online

11. Política de devoluciones

 

Si tu proceso de devolución, gastos de envío, reparto, horarios, etc., es la misma en todos tus productos, quizá sea suficiente incluir un enlace a la página en la que se explican estos términos. Si dependiendo del artículo la política cambia, díselo a tu cliente y dale la opción de saberlo todo acerca de la misma sin tener que salir de la ficha de un producto.

12. Productos relacionados

 

Quizá no es exactamente lo que busca… o le venga bien un complemento. Existen decenas de situaciones clásicas en una tienda online que pueden favorecer el aumento del carrito si cuidamos nuestra estrategia de cross selling y up selling (si no, que se lo digan a Amazon). Por eso, nunca olvides que en la ficha de producto perfecta debe haber espacio para la propuesta de diferentes artículos que también puedan ser interesantes para tus usuarios.

Ojo, repite conmigo la última parte de la frase: “que también puedan ser interesantes”; nada de “anunciar” algunos productos simplemente porque te dejen mejor margen. Solo conseguirás molestar.

13. Opiniones

 

La guinda del pastel. Elimina reticencias del usuario con un apartado donde los clientes puedan dejar sus valoraciones sobre lo que han comprado. Esto será una barrera menos y un punto más para nuestra ficha comercial de un producto.

Sí, nos arriesgamos a que nos dejen comentarios que no nos gusten y afecten negativamente a nuestra tienda, pero mejor tenerlos ahí, para conocerlos y gestionarlos (reputación online, lo llaman), que lo hagan en sitios de terceros; porque lo van a hacer de todas formas.

Además, una valoración negativa entre cinco positivas lo que hace es dar veracidad a las demás, así que no te preocupes. Además, es una muy buena manera de tener el feedback de tus clientes para saber en qué aspectos debes mejorar. 

¿Crees que falta algún elemento para perfeccionar aún más nuestras fichas de producto? ¡Ah, sí! La naturalidad. En toooodos los aspectos que hemos tocado no debería faltar en ningún momento un lenguaje natural en el que pienses en tu usuario y seas empático con él. 

Recuerda que cada vez que escribes “tenemos los mejores productos del mercado” o “somos profesionales con experiencia” una venta muere en alguna parte del subconsciente del usuario.

¡Y ya está! Ya sabes cómo hacer una ficha de producto brutal y sacarle el máximo partido. Ahora solo te queda aplicar todo lo que has aprendido y… después ya puedes volver a acariciar a tu gato tranquilamente.

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y ¡COMPARTE!