Canvas Storytelling: La mejor herramienta para contar historias

Canvas Storytelling: La mejor herramienta para contar historias

El storytelling es una habilidad que, si la controlas, te puede dar grandísimos beneficios. No importa si eres blogger o una marca; cualquiera debe saber contar historias hoy en día, porque de estas narraciones depende mucho que consigas tus objetivos o no.

Para ayudarte a ser un stroyteller inolvidable, existen algunas herramientas con las que preparar tus exposiciones orales o escritas. Sin embargo, hay una que nosotros utilizamos y que sin duda es la mejor de todas: el canvas storytelling.

¬ŅY esto qu√© es? Un lienzo en el que ponemos los datos m√°s importantes de nuestra narraci√≥n. Esto nos sirve como herramienta con la que organizar, repensar y visualizar nuestra historia. Y funciona muy bien, tanto si te consideras un buen narrador como si crees que est√°s empezando.

El canvas storytelling tiene determinados campos importantes que debemos rellenar antes de empezar a construir el relato. Veamos cuáles son y cómo se rellenan.

Pongamos como ejemplo que vamos a dar una charla sobre Social Media, así rellenaríamos nuestro canvas.

 

Objetivos. Lo primero que debes plantearte es: ¬ŅQu√© quieres conseguir con tu historia? Siempre hay que tener una meta que alcanzar. Saber a d√≥nde queremos llegar es el motor para el resto de pasos que realizar. Aqu√≠ entran tanto lo que quieres para ti como lo que quieres que piense o haga tu audiencia.

Es importante que todos los objetivos puedan ser medibles y accionables: no vale ‚Äúque les guste mucho‚ÄĚ, porque no nos aportar√° nada y ser√° un trabajo desperdiciado.

En este caso, por ejemplo, con la exposición sobre Social Media podemos buscar que nos salgan nuevas charlas en otros sitios gracias a esta que daremos. Si conseguimos esto, el objetivo estará cumplido.

Mensajes clave. Lo más importante de tu storytelling: los mensajes que tiene que recordar tu audiencia cuando termines tu historia. Ojo, no vale hacer una lista de decenas de puntos, porque todos te parecen buenísimos. En este apartado debes poner una frase que resuma las ideas más relevantes de tu historia.

Si no puedes hacer esto, significa que todav√≠a no tienes tu exposici√≥n o narraci√≥n bien construida, y te queda trabajo por hacer antes de pasar a la siguiente parte. Porque si t√ļ mismo no puedes quedarte con unos pocos conceptos, imag√≠nate los que te escuchan‚Ķ

En nuestro caso, podr√≠a ser algo as√≠ como: ‚ÄúEl futuro de las redes sociales pasa por la atenci√≥n al cliente; las que m√°s crecen son Instragram y Pinterest‚ÄĚ.

Audiencia. Analizar a las personas que te escuchar√°n o que leer√°n tu historia es el siguiente paso. Y no vale hacer eso de ‚Äúgente entre 20 y 45 a√Īos con algo de experiencia en redes sociales‚ÄĚ. Eso dice poco.

Separa los diferentes perfiles y escribe en este apartado sus expectativas, creencias y problemas. Así tendrás en tu cabeza quién está detrás del ordenador leyéndote o en la silla atendiendo tu historia.

Tampoco te vuelvas loco, con definir tres o cuatro segmentos es suficiente (si hay menos, pues mejor).
Por ejemplo, uno de nuestros perfiles podr√≠a ser gente que busca reciclarse al mundo de las redes sociales, espera consejos r√°pidos y √ļtiles para gestionar sus cuentas propias, ayuda para trabajar su marca personal utilizando Social Media y consejos para encontrar oportunidades profesionales en Linkedin.

Acciones. Una vez tenemos claro los diferentes perfiles, hay que pensar: ‚Äú¬ŅQu√© quiero que hagan despu√©s de mi charla?‚ÄĚ. Esta parte del canvas storytelling puede estar unida a la de los objetivos. Tienes que definir c√≥mo quieres impactar en tu audiencia, qu√© pretendes que hagan una vez terminada tu historia.

Por ejemplo, tras nuestra exposición nos gustaría que el segmento de clientes que hemos definido antes entrara en nuestro blog, se uniera al grupo de Linkedin que tenemos creado y además que nos mencionara en redes sociales.

Algo así es lo que nos ayudará a preparar nuestra historia, pero también a comprobar que hemos conseguir lo que buscábamos con ella. Si no pretendes que tu audiencia haga algo después de tu charla, o no lo consigues, el resultado será negativo siempre.

Preguntas clave. El √ļltimo apartado del canvas para contar una buena historia. Piensa qu√© preguntas te har√° cada segmento de cliente y adel√°ntate a ellas. De esta forma, tendr√°s la respuesta perfecta con antelaci√≥n.

Ojo, a veces interesa no meter esas posibles dudas en la exposición, y esperar a que nos formulen la cuestión. De esta forma, conseguiremos redondear nuestra historia por completo. Sea como sea, siempre debemos tener claro qué cosas nos puede preguntar cada segmento de audiencia.

¬ŅTe ha gustado? ¬°Comp√°rtelo! Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email