No sé si os pasa a vosotros, pero yo esta palabra la relaciono con gente trajeada, excels eternos y horas interminables delante de un ordenador. Pero no siempre tiene por qué ser así. Remángate bien, que entramos en materia y te contamos cuáles son los pasos principales que tienes que dar si quieres hacer una auditoría de redes sociales.

¿Qué es una auditoría de redes sociales?

 

Lo primero es empezar por el principio, así que antes de explicarte cómo hacerla, te contamos qué es. Atención: Una auditoría en redes sociales es el primer paso que debes dar a la hora de planificar una estrategia social media para tu marca, ya que con ella conseguirás un análisis detallado de los datos (tanto cualitativos como cuantitativos) de todos tus perfiles sociales, la conversación social en torno a tu marca y tus competidores.

Escucha este episodio de Paradisers en iVoox, iTunes o Spotify.

¡Y también puedes vernos en YouTube!

Sabemos que hacerla puede sonarte a coñazo, pero de verdad que le vemos muchas más ventajas a hacerla que inconvenientes. Así que aquí te dejamos nuestros pros de la lista para que te decidas a hacer una.

  • Conocer si estamos cumpliendo los objetivos planteados.
  • Comprobar si se están alcanzando los KPI establecidos.
  • Saber qué redes funcionan mejor y cuáles no.
  • Saber qué contenido funciona y cuándo.
  • Analizar la estrategia de la competencia
  • Identificar oportunidades para llegar a más gente.
  • Descubrir nuevas tendencias para hacer nuevas campañas.

Cómo hacer una auditoría social media

 

Aquí entramos ya en materia de la buena, la que nos gusta a nosotros, así que saca papel y boli y anota, anota, que te contamos cómo hacer una auditoría de redes sociales con todo lujo de detalles.

Extrae los datos de analítica

 

No solo vale que sepas decir que tu marca está en Facebook, Twitter e Instagram, sino que tienes que conocer cada uno de tus perfiles en profundidad y ser capaz de sacar datos más allá de lo que se ve a simple vista.

Para ello te recomendamos que entres en el apartado de Analítica que tiene cada red social de manera nativa y extraigas unos insights de los datos que te ofrecen como, por ejemplo: número de seguidores, alcance, Impresiones… Y ve un pasito más allá, no te quedes en que en un determinado periodo de tiempo tu Instagram ha subido “X” seguidores, sino analiza el porqué y qué acción de las que has llevado a cabo en ese momento te ha ayudado a conseguir más followers.

Otra de las patas fundamentales de este primer paso de la auditoría son las interacciones, algo que va mucho más allá del “Me gusta” porque aquí entran en juego los “Guardados” y “Compartidos” y debes saber que la importancia de esos datos, es mucho mayor que los likes que recibe una publicación. Además, las interacciones nos ayudarán a sacar el ER de nuestros perfiles y es lo que de verdad nos va a aportar información valiosa para sacar conclusiones.

  TOTAL DE INTERACCIONES

ER =     ——————————————–   x 100

 ALCANCE

¡ATENCIÓN! Que no se te olvide separar desde el principio el contenido de social ads del orgánico. Los números van a variar muchísimo y si los mezclamos no vamos a tener una información 100% real.

Analiza el contenido publicado

 

En este primer paso de la auditoría social media también nos ayudará analizar el contenido que publicamos y qué tipo de contenido es. Así podremos saber si, por ejemplo, para contar una determinada cosa por Instagram nos funcionan mejor los reels o los carruseles o si por ejemplo en Twitter nos funciona mejor enlazar un contenido a la web añadiendo una imagen o dejando la preview.

Como resumen de este primer apartado, te diremos que lo mejor es que saques conclusiones y analices cada red social por separado primero y después las compares unas con otras. Será la mejor manera de descubrir si realmente el rol que le has asignado a ese canal, es el adecuado.

Cotillea a tu competencia

 

Lo importante en este paso es saber que tus competidores en offline no tienen por qué ser los mismos que en redes sociales.

Sí o sí, no puede faltar en una auditoría un análisis de tu competencia más directa. Analizar qué les funciona y que no puede ser una base muy buena para el futuro de tu marca en redes sociales.

Si te decimos que cuantos más competidores analices, más información sobre la competencia vas a recopilar pues no te estamos diciendo nada nuevo.

Por eso, para no saturarte, nosotros te proponemos que analices las 3 marcas que consideres competencia directa. OJO, que para tener un buen análisis debes elegir aquellas que tengan una presencia en redes sociales parecida a la tuya.

Herramientas que necesitarás

 

Y claro, ahora llega el momento en el que piensas, esto está muy bien, pero ¿cómo hago yo un análisis de mis competidores? No te preocupes que te dejamos aquí dos herramientas que se van a convertir en tus mejores amigas durante la auditoría de social media:

SproutSocial: esta herramienta es súpercompleta y nos ofrece muchísima información de nuestros competidores, casi más de la que ellos mismos saben. Es una de nuestras favoritas, pero eso sí, durante los 15 días que se puede usar gratis, ya que después el precio es muy elevado.

Metricool: sin duda, la herramienta que no puede faltar en tu barra de marcadores de Chrome. El plan gratuito nos deja añadir hasta 5 cuentas para analizar y es verdad que aunque en cuanto a KPI se queda un poquito corta, la información que nos aporta es buenísima para poder poner en contexto a nuestros competidores más directos. Además, nos brinda estadísticas sobre el tipo de contenido publicado y cuál es el que mejor funciona en cada red social.

Todo esto de la auditoría de redes sociales que hemos hecho está muy bien y podemos dejarlo en un PDF bonito para ir viendo como varía, pero la clave de hacer una de ellas es aprender de los errores que se están cometiendo, saber qué está funcionando bien y si nos estamos ciñendo a la estrategia que planteamos al principio. Por lo tanto, no debemos dejar que todo este análisis caiga en un saco roto y tenemos que tener un plan de acción que deberíamos llevar a cabo una vez que hayamos terminado con este análisis.

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y ¡COMPARTE!