Email Marketing: Convertir un correo en cliente

email-marketing-correo-cliente

Conseguir que un simple email de un interesado en tus contenidos y tu empresa se transforme en dinerito requiere de un trabajo importante. Eso sí, los buenos resultados que se logran cuando haces las cosas te dan una sensación muy placentera; bueno, eso, y el dinerito que ganas.

Eso sí, gestionar la confianza que te ha dado ese usuario concediéndote su dirección de email es complicado; hay que ser cuidadoso, estratégico, coherente, sutil y eficaz. Para conseguir esa conversión maravillosa, os dejamos algunos pasos y consejos que seguro os ayudarán a disfrutar de una base de datos realmente útil.

Di hola.

Cuando te dan un mail se presentan ante tu empresa. Tienes que ser educado; responde con un correo automático, sí, pero no soso, ni clásico, ni por supuesto con cualquier plantilla que venga por correo en el gestor.

Déjale claro las condiciones de la nueva relación con tu empresa, los beneficios que va a conseguir con ella y lo más importante: diseña un email que deje siempre un buen sabor de boca y que a la vez refuerce tu marca. Este correo es branding puro, no puede faltar y no se puede desperdiciar.

Conoce quién está detrás.

Saber qué le gusta a tus usuarios, desde qué dispositivo abren el correo, cuándo lo hacen, qué contenidos comparten, si dejan comentarios… Necesitas conocer a fondo tu base de datos para afinar el tiro; y no se trata de saber su sexo o su edad, sino de tener muy claro qué datos quieres o necesitas saber de ellos.

Si vendes zapatos de tacón por Internet, te interesa saber cuántos emails son de hombres y cuantos de mujeres. A los primeros habrá que prepararles mensajes orientados a presentar tus productos como regalos. Para eso, primero hay que identificarlos.

Elegir el momento de promocionar productos propios.

Este puntos es importantísimo, y solo se podrá acertar una vez se haya fallado varias veces. Saber cuándo ha llegado el momento de buscar una venta, o de mandar un email más orientado a que compren tus productos o a crear oportunidades de negocio es muy complicado. También depende de lo que vendas: para comprar un coche necesito más tiempo que para una camiseta.

Consejo: ante la duda, espera. Asegúrate de que le has dado a tu usuario lo suficiente como para pedirle algo a cambio. Prueba con mensajes más o menos agresivos, alterna horarios, descubre si tu audiencia está madura como para tomarte en serio, etc.

Que tu email marketing no termine en la venta. Pongamos que todo ha salido bien y que has conseguido los clientes que esperabas; tu tasa de conversión es digna de estudio y todo va como la seda. Genial, pero no les abandones. Prepara mails de fidelización, de agradecimiento, y sigue aportándoles valor, tal y como hacías antes, cuando eran emails y no clientes.

Con productos que puedan ser de compras recurrentes con mucha más razón, pero si no lo son también. Por un motivo importante: el poder de la recomendación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.