¿Alguna vez te pasó en el cole que un niño hacía algo malo y luego te culpaba para que te castigaran? Quizá tuviste mejores compañeros y no eras el pringado gafotas de la clase. Pero, en realidad, este ejemplo nos ha servido muy bien para que entiendas mejor qué es el SEO negativo: que alguien haga algo muy malo con tu web para que Google te penalice.

El SEO negativo se produce cuando un webmaster introduce de forma masiva enlaces tóxicos hacia una página web con la intención de mermar su tráfico de visitas.

El SEO negativo trata de que Google penalice a una web por recibir enlaces tóxicos.

Es decir, que hay algunos listillos que, en lugar de hacer las cosas bien en posicionamiento SEO, lo que prefieren es fastidiar a la competencia que sí está poniendo tiempo y esfuerzo en posicionarse en los resultados de búsqueda.

El origen de esta estrategia

Hace unos años (hasta la llegada de Google Penguin y Panda, allá por el año 2012), cuantos más enlaces externos apuntaran a tu sitio, sin importar la procedencia de los mismos, mejor. ¿Qué ocurrió con la llegada de estos nuevos algoritmos? Que Google entendió que debía analizar cada uno de esos hipervínculos para diferenciar los que eran de calidad de los que no.

Desde entonces, algunas técnicas para posicionar las páginas web que se utilizaban antes (como crear cientos y cientos de enlaces desde sitios de mala calidad) son severamente penalizadas por los señores buscadores. Pero, claro está, al volverse este gesto penalizable se abrió la posibilidad de que cualquiera pudiera generar dicha penalización sobre una web de la competencia.

Por tanto, aunque las intenciones del señor Google fueran las mejores del mundo (premiar a las webs que tienen un enlazado externo natural y coherente), sí es cierto que creó una cierta alternativa para que los webmaster malintencionados pudieran hacer de las suyas.

¿Cómo detectar un ataque de SEO negativo?

Detectar ataques es relativamente fácil. Solo tienes que revisar cada cierto tiempo que cada uno de estos parámetros siga una evolución medianamente normal (sin cambios bruscos o situaciones extrañas).

  • Enlaces masivos apuntando a tu web

A Google le gusta que todo sea natural. Conseguir backlinks es beneficioso para el posicionamiento web, pero, si repentinamente recibes miles de enlaces, Google se va a mosquear. Ese es un claro indicio de que estás sufriendo un ataque de SEO negativo.

  • Anchor text sospechosos

Los anchor text (textos ancla en los que se incluye el enlace), si son naturales, suelen ser distintos los unos de los otros. Es decir, no todos los webmaster que agreguen un enlace apuntando hacia tu site se van a poner de acuerdo telepáticamente para añadir exactamente el mismo anchor text.

En caso de que sean iguales Google empezará a sospechar que estás intentando posicionar tu web por la palabra clave del texto ancla y te penalizará. ¡Sin tener tú culpa ninguna! Los buscadores también pueden cabrearse si esos links están en términos como viagra, casino o contenido para adultos.

Si tienes muchos backlinks con anchor text muy raros y provenientes de países como Rusia o China, estás recibiendo un ataque de SEO negativo.

  • Enlaces extranjeros de dudosa calidad

Tener enlaces desde otros países puede ser algo medianamente normal. Pero subir repentinamente el número de enlaces que te llegan desde Rusia o Checoslovaquia no lo es, sobre todo si tu tienda online solo envía a España y Portugal. Eso es un ataque en toda regla para que Google te penalice.

Herramientas que te pueden ayudar

¿Es posible frenar estos ataques de gente malvada y de ruin corazón? Sí, es posible. Lo malo es que, para conseguirlo, vas a tener que aprender a manejar un par de herramientas y revisarlas cada cierto tiempo. ¡Pero son más sencillas de lo que crees!

  • Google Search Console

Esta plataforma que pone a disposición de los usuarios el propio buscador sirve (entre otras cosas) para descubrir los anchor text (textos ancla en los que se incluye el enlace) que sean tóxicos para tu web. De esta forma, podemos decirle a Google que no tenemos absolutamente nada que ver con esos enlaces.

  • Ahrefs

Con esta herramienta es muy fácil conocer la procedencia y cantidad de los enlaces. Aunque en la versión gratuita es posible que no tengas la información de absolutamente todos los enlaces, sí que podrás detectar si estás sufriendo o no un ataque por parte de una competencia que no te quiere bien.

  • Cognitive SEO

Aunque es completamente de pago, esta herramienta es de las más completas que podrás encontrar. Ya no solo te será súper útil para analizar si estás o no recibiendo un ataque (incluyendo un análisis exhaustivo de anchor text), sino que, además, también podrás ver la repercusión que están teniendo tus artículos en redes.

Y ahora que sabes qué es el SEO negativo y cómo detectarlo, ¡protégete de él! Por desgracia, nunca podrás saber a ciencia cierta quién ha llevado a cabo el ataque (aunque seguramente sea alguien de tu competencia directa). Pero sí le podrás decir a Google que no tienes nada que ver con esos enlaces horribles si revisas cada cierto tiempo tus backlinks. Y si no tienes ni idea de cómo hacer esto, no te preocupes, que para eso estamos nosotros. ¡Solo tienes que pegarnos un silbidito!

¿A que mola? Pues comparte, guapis.