Cuando das tus primeros pasos en el mundo del marketing online, la cantidad de nuevos términos, siglas y nombres desconocidos puede llegar a abrumar. Si estás en ese momento en el que aún no sabes exactamente qué es Google Adwords, no te preocupes. En Marketing Paradise te lo vamos a explicar de manera muy sencilla. ¡Seguro que lo pillas enseguida!

Definición de Google Adwords: primera aproximación al término

 

Empecemos por el principio. Cuando quieres encontrar un taller de coches en tu zona por internet (por poner un ejemplo), ¿qué haces? Vas a Google (existen otros buscadores como Bing o Yahoo!) e incorporas el término “taller de coches” y tu ubicación. ¿Verdad? Al instante te aparecen cientos de resultados de búsqueda. Pero, ¿te has fijado en que los primeros siempre tienen la palabra “Anuncio” escrita en pequeño debajo del título? Son empresas que han utilizado esta plataforma de anuncios para aparecer en los primeros resultados de búsqueda por esa palabra clave.

Ahora que ya te has hecho una idea de qué es Adwords, vamos a por una definición algo más detallada. Se trata de un sistema publicitario que los de Mountain View facilitan a los diferentes anunciantes que se quieran promocionar en su motor de búsqueda. Para ello, esta compañía californiana guarda una serie de espacios para uso específico de los anunciantes en cada término de búsqueda por el que existan pujas.

 

Cómo funciona Google Adwords

 

Pero… ¿cómo saben las empresas anunciantes qué términos utilizan sus clientes para buscar sus productos? Muy sencillo. El propio Google brinda a las compañías una herramienta para conocer las palabras clave más buscadas en su sector. Cada una de ellas tendrá una determinada puja (coste) en función de la competencia que posea. Es decir, si una enorme cantidad de anunciantes está interesada en un término que tiene muchas búsquedas, aparecer en los resultados patrocinados del buscador tendrá un mayor coste.

Existen diferentes estrategias de pujas para que cada anunciante escoja la que mejor convenga a sus propios objetivos. Está el famoso coste por clic (CPC), que hace que las empresas paguen una cantidad cada vez que los usuarios hacen clic sobre su anuncio. Existen otras variantes como el coste por mil impresiones (CPM), donde se paga por cada mil veces que aparezca el anuncio en los resultados de búsqueda, o el coste por adquisición (CPA), en el que se paga por cada lead/venta completada.

Los distintos modelos de campaña

 

Dentro de este sistema de publicidad online en el motor de búsqueda, existen tres modelos de campaña predominantes en función de cómo y dónde vayan a aparecer tus anuncios:

  1. La red de búsqueda: se trata de los sitios reservados en la lista de resultados de Google que hemos comentado hasta ahora. Normalmente, estos anuncios de texto están situados en la parte de arriba y la de la derecha de los resultados de búsqueda.
  2. La red de display: son los espacios que facilitan los sitios web de todo el mundo a través del sistema de Adsense para que aparezcan los anuncios de las empresas que hayan pagado por ello. Pueden ser anuncios de texto o imágenes. Seguro que al visitar alguna página has visto esta forma de publicidad como banners o listas de anuncios.
  3. Google Shopping: este formato publicitario está enfocado a los productos de las tiendas online. Son anuncios al más puro estilo “ficha de producto” de un e-commerce, ya que contienen una imagen del producto con su nombre y su precio. Además, al pinchar sobre ellos generalmente llevan directamente a la ficha para agregarlos al carrito y proceder a la compra.

Existen otras opciones como las campañas de vídeo o de aplicaciones, pero son menos utilizadas que las que hemos analizado en los párrafos anteriores. Te las señalamos para que sepas que te puedes beneficiar de ellas si son rentables para tu proyecto.

Para qué sirve Adwords y cuáles son sus ventajas

 

  1. Apareces en los primeros resultados: algo que no te permite cualquier otra técnica de posicionamiento (como el SEO) es aparecer el primero en los resultados del buscador. Esto se debe a que los tres primeros puestos de la lista son siempre para estas empresas que han pagado por su promoción.
  2. Consigues tráfico de calidad (si lo haces bien): apareces cuando alguien busca lo que tú tienes. No hay mejor momento que ese para llamar la atención de tus potenciales clientes. Es decir, Adwords lleva a usuarios interesados en tus productos o servicios justo cuando los están buscando. Suena bien, ¿verdad?
  3. Posicionamiento inmediato: las campañas empiezan a publicarse en cuanto las preparas (si no tienes nada raro que el robot deba revisar previamente), lo que es perfecto para campañas a corto plazo, promociones puntuales, etc.
  4. Campañas para todos los bolsillos: en general, los precios medios por clic están por debajo del euro. Además, como puedes establecer una inversión máxima diaria, sabrás cuánto te vas a gastar en cada uno de tus anuncios.
  5. Retorno de la inversión medible: al poder realizar un seguimiento exhaustivo del tráfico que está generando cada una de las campañas, se puede medir la conversión de cada uno de los anuncios y determinar cuál es el que está generando mayores beneficios.
  6. Capacidad de segmentación: es posible segmentar de forma muy precisa por emplazamiento geográfico, idioma e incluso por dispositivo (entre otras muchas variables). De esta manera, los anuncios se enfocan solo a los usuarios que son potenciales clientes.

Ahora ya sabes un poco mejor qué es Google Adwords y cómo funciona. ¿Te planteas llevar a cabo una campaña para mejorar los resultados de tu proyecto? Pues recuerda que si necesitas ayuda, solo tienes que pegarnos un silbidito.

¿TE HA GUSTADO? NO SEAS EGOÍSTA, Y !COMPARTE!