Perder tu trabajo por un puñado de tuits

Perder tu trabajo por un puñado de tuits

‘Pero ahĂ­ queda todo. Despedido el segundo dĂ­a tras dejar una casa y un trabajo en Madrid’. AsĂ­ sentenciaba en su Twitter Daniel Cana Moya, un ingeniero especialista en tiendas online, despuĂ©s de perder su empleo dos dĂ­as despuĂ©s de conseguirlo.

El de Daniel es un nuevo ejemplo de cĂłmo un tuit te puede salir demasiado caro, y de cĂłmo las empresas vigilan y centralizan toda la informaciĂłn que sus empleados, nuevos y viejos, publican en redes sociales.

Daniel consiguiĂł un puesto como Project manager online dentro del FĂștbol Club Barcelona. Para ello, abandonĂł su actual empleo y su vivienda en Madrid y se mudĂł a la ciudad catalana, con todo lo que una decisiĂłn asĂ­ implica. Tras un primer dĂ­a de presentaciones y ‘mucha ilusiĂłn’, el segundo dĂ­a Daniel era despedido.

ÂżEl motivo? El club azulgrana tiene una empresa externa responsable de gestionar todo lo que se dice de la entidad en los medios sociales; esto incluye, por supuesto, comentarios de todos los empleados.

Esta empresa envĂ­o un informe al director general del barça explicando que Daniel habĂ­a publicado varios tuits criticando la gestiĂłn del anterior presidente, Sandro Rosell. En ninguno de ellos se insultaba o faltaba al respeto; eran crĂ­ticas de un aficionado a un equipo de fĂștbol.

El resultado de esto fue el despido inmediato de Daniel dos dĂ­as despuĂ©s de haber sido contratado. Todos los tuits que le enseñaron en Recursos Humanos –varios folios impresos- eran con una fecha mĂ­nima de dos meses anteriores, y por supuesto antes de ser contratado. AĂșn asĂ­, se le comunicĂł que ‘no habĂ­a superado el periodo de prueba’.

Este es un ejemplo mĂĄs a tener en cuenta: tu Twitter, Facebook o Instagram son decisivos en el mundo laboral. Tener en cuenta esto en tu dĂ­a a dĂ­a puede llegar a ser importante. Incluso criticar a un equipo de fĂștbol puede salirte muy caro. Tanto como para arriesgar tu casa o tu actual empleo
 y perderlos. El mismo protagonista reconoce que entiende su despido.

Por cierto, Daniel es fiel seguidor del Barcelona, socio del equipo y lleva años esperando para conseguir un abono.

ÂżTe ha gustado? ÂĄCompĂĄrtelo! Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email