Un auténtico caos. Así podían ser las páginas webs antes de la llegada de este algoritmo. Con su ayuda, el motor de búsqueda más grande del mundo llegó y puso orden. Hoy vamos a explicarte qué es Google Panda y cómo consiguió que hoy las páginas tengan un poquito más de sentido.

¿Qué es exactamente Google Panda?

 

El adorable osito de los de Mountain View es un algoritmo que irrumpió en el año 2011 en internet para luchar contra las páginas con contenido de mala calidad. A partir de su llegada, todos los sitios que no cumplieran unos mínimos requisitos de originalidad, legibilidad, ortografía y sintaxis fueron penalizados.

Su aparición era necesaria porque antes de 2011 las webs se posicionaban a través de la repetición (sin ton ni son) de palabras clave. Además, por entonces no se penalizaba el contenido duplicado. Los textos, por tanto, no ofrecían ningún valor al usuario y estaban escritos para los buscadores.

Google Panda es un algoritmo de Google que penaliza las webs con contenido de mala calidad.

En consecuencia, los usuarios no encontraban mucho valor en esas páginas. Y por ello se marchaban de ahí en busca de textos de calidad. Así incluso el propio buscador comenzaba a carecer de sentido, pues no brindaba lo que el usuario estaba intentando encontrar.

Tras la llegada de Google Panda, los sites con contenido interesante, original y bien redactado comenzaron a ganar relevancia entre los resultados. De esta manera, se comenzó a brindar un mejor servicio a los navegantes, cuyo objetivo era encontrar información veraz y fiable.

Este algoritmo te penaliza si…

 

  • Copias los textos de otras webs.
  • Tienes contenido sin valor.
  • Sobreoptimizas la página para una keyword.
  • Tienes demasiados anuncios.
  • No hay una navegación fluida.

En principio, si evitas todos estos puntos, Google se portará muy bien con tu web. O, por lo menos, no la hará bajar hasta las últimas posiciones. Y si ya le sumas la serie de recomendaciones que te vamos a dar a continuación, puede que incluso tengas muy buenos resultados. Sigue leyendo y… ¡a por ello!

Aspectos a tener en cuenta tras su llegada

  • Contenido de calidad por encima de todo: “El contenido es el rey”. Esa fue la premisa número uno para posicionarse en los buscadores a partir de la llegada del Google Panda. La generación de textos de valor que den al usuario justo la información que anda buscando es una de las variables que los de Mountain View más valoran desde entonces.

Esto se debe a que los textos valiosos mejoran una serie de variables que a Google le parecen muy apetitosas: disminuye el porcentaje de rebote, aumenta la duración media en la página y el número de páginas vistas, mejora la interacción en redes sociales,… Cosas que hacen que el buscador salte de alegría y mejore el posicionamiento de la web.

  • La originalidad se premia… ¡y mucho!: Como ya hemos comentado en párrafos anteriores, la copia de textos empezó a estar muy (pero que muy) mal vista por el buscador nacido en California. Por tanto, hubo que empezar a crear contenido completamente inédito para cada una de las webs.

Google Panda pone su empeño en premiar a los sites con textos originales y de calidad.

Google entendió que estos textos eran mucho más relevantes para los usuarios que aquellos que eran copiados de otros. Además, no tenía ningún sentido ofrecer a los navegantes dos resultados con el mismo contenido.

Eso no quiere decir que Panda no quiera que cites a otra persona, documento o página web. Significa que si tienes que hacerlo, debes incorporar un entrecomillado, la autoría y un enlace a la fuente original.

  • Haz que cada URL sea única: Como puedes ver, lo de evitar la copia de información en Google se lo han tomado tan a pecho que incluso solicitan a las webs que cada una de las URL de la página posea contenido diferenciado.

“¿Eso quiere decir que si tengo 12.000 fichas de producto en mi tienda no puedo repetir texto en ninguna de ellas?”, te preguntarás. Lo recomendable es que no. Pero como entendemos que eres un ser humano y que quizá no te dé la vida para eso, procura que solo las que tengan contenido diferenciado estén indexadas.

También debes evitar duplicar otros datos como el title o la metadescripción de la URL. De hecho, incluso debes evitar (en la medida de lo posible) etiquetar un mismo contenido en varias categorías diferentes.

Resumiendo: a partir de 2011 las reglas del juego cambiaron para posicionar las webs. Por lo que comenzó a premiarse el buen y singular contenido y a penalizar el malo y copiado.

Esperamos que con este post y esta escueta síntesis tengas la tranquilidad de haber aprendido qué es Google Panda. Comparte este artículo en tus redes para que a tus amigos les pase lo mismo y duerman como bebés.