Cómo evitar el SEO negativo

seo-negativo

El posicionamiento SEO negativo existe, y es muy fácil de hacer. La parte buena es que también es relativamente sencillo evitar que nos afecte, así como monitorizar si estamos sufriendo uno de estos llamadas ataques “SEO Black Hat” que, si no sabemos neutralizar, pueden hundirnos en Google hasta nuevo aviso.

Porque la peor noticia en este sentido es que el buscador todavía no ha conseguido la manera de detectar estas prácticas.

¿Qué es el SEO negativo? Son una serie de prácticas no autorizadas por Google con el fin de perjudicar a una web ajena. Es decir, el objetivo es el contrario al posicionamiento de tu sitio: quieren que desaparezca de Google, evitar competencia.

Estas tácticas de SEO negativo son cada vez más habituales; de hecho, puedes estar sufriéndolas ahora mismo y no saberlo, porque su detección va más allá de que te manden un mail avisando (que no va a pasar).

¿Cómo detectar un ataque de SEO negativo?

Tu web, blog o tienda online puede estar sufriendo un ataque Black Hat ahora mismo y tú sin saberlo. A veces esta es la razón principal por la que no subes más en las posiciones de Google, a pesar de estar ‘haciendo las cosas bien’. ¿Cómo descubrir si alguien te está perjudicando?

Una primera idea importante: los ataques de SEO negativo se suelen hacer mediante la inserción de enlaces de malísima calidad. Es decir, el ‘graciosillo’ en cuestión se dedica a insertar links hacia tu web con el anchor a mala uva (“sexo”, “casinos”) y desde los peores sitios que encuentre.

De esta forma, el pingüino entenderá que tu web no es buena y por supuesto no va a querer enseñarla al usuario. Además, el buscador puede sufrir un cortocircuito y no entenderá por qué si tu web es de pájaros te enlazan con palabras que nada tienen que ver con tu contenido. Y ante la duda… desindexado.

Por lo tanto, lo más importante para saber si tu web está siendo perjudicada por SEO negativo es analizar tus enlaces entrantes. Para esta monitorización de tus enlaces (que en realidad alguien debería hacer de manera habitual), tienes diferentes herramientas con las que de un vistazo rápido sabrás qué enlaces apuntan a tu sitio y cuáles tienen ‘mala pinta’.

El ejemplo de herramienta más sencilla, barata (tanto como que es gratis) y típica es Google Webmasters Tools. En la sección ‘enlaces a tu sitio’ te puedes descargar todos en un archivo exportable y analizar así los enlaces que no sean buenos. Un consejo: ante la duda, mejor no dejarlo.

¿Qué tiene que mosquearte?
Incremento de enlaces en muy poco tiempo.
Anchor texts demasiado repetidos.
Enlaces desde páginas de países que no tengan nada que ver con tu negocio o tu idioma.
Enlaces desde páginas eróticas, de casinos, etc. Siempre que no te dediques a esto, claro.
Enlaces desde páginas que hayan sido penalizadas.

SEO negativo VS SEO natural que no te interesa

Puede haber enlaces desde sitios que al menos estén relacionados contigo, no lo hayas insertado tú –lo que viene siendo el linkbaiting que debemos buscar- pero aún así no te interesa que estén, porque el sitio no tenga fuerza SEO, por un problema de sobreoptimización de anchors, etc.

Estos enlaces no son SEO negativo ni mucho menos (no vayas a atacar al pobre usuario bonachón), pero sí son enlaces que debemos gestionar para que no nos perjudiquen. Porque Google es un robot, no un espíritu que sabe cuánto de buena voluntad hay en ese link insertado.

Como los enlaces de SEO negativo no son iguales que estos que insertan de manera natural pero sin querer hacer daño, debemos gestionarlo, en principio, de manera diferente.

En el caso de los links insertados desde sitios que no nos interesan pero sin el objetivo de perudicarnos, puede valernos simplemente ponernos en contacto con el gestor del sitio web y pedirles que lo quite, o que los ponga como ‘no follow’.

Como seguramente sean pocos, no nos costará mucho trabajo, y además podemos aprovechar para ‘conocer’ a esa persona que nos considera relevante, que nunca se sabe de dónde sale el buen networking.

¿Cómo solucionar los ataques de SEO negativo?

Una vez tenemos detectados todos los enlaces que nos están machacando nuestra bonita web en Google, es hora de decirle al buscador que no tiene que hacer caso a todos estos links que nos han colocado.

En este punto, es igual de importante el hacer la tarea como el optimizarla la máximo para tirarnos 4 horas con esto. Porque si han utilizado algún tipo de robot para meter todos los enlaces, podemos tener cientos de estos, y eso puede ser un poco caótico de gestionar.

Sea como sea, tenemos que notificar a Google todas las URL que no queremos que tenga en cuenta sus enlaces a nuestra web. Para ello, debemos acceder a la parte correspondiente dentro de Webmaster Tools y subir un .txt con todos los dominios que no queremos. De esta forma el buscador dejará de seguir esos links que apuntan a nuestra web y con ello el ataque de SEO negativo.

¿Esto se gestiona de manera inmediata? Por supuesto que no. Tiene su tiempo. De hecho, lo normal es que el resultado de la acción no se vea hasta la siguiente actualización del Pengüin. Así que no te quedes actualizando los resultados cada dos minutos, porque suele ir para largo.

Resumiendo: nunca descuides la monitorización de tus enlaces; debe ser una tarea continua dentro del trabajo SEO de la web.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.