¿Qué es el cloacking?

cloacking

El cloacking es una de las tantas técnicas que derivan del Black Hat SEO, su funcionamiento consiste en manipular los resultados de los motores de búsqueda de manera fraudulenta. No obstante, cabe decir que gracias a los algoritmos existentes se suelen combatir con bastante efectividad ésta práctica, con lo que el webmaster infractor corre el riesgo de sufrir una penalización algorítmica o manual y por lo tanto perder la visibilidad de forma parcial o total.

A día de hoy, el cloacking ya está en desuso, prácticamente nadie lo utiliza, ya que es una de las técnicas más antiguas que se conocen y tanto Google como los buscadores Bing o Yahoo, han aprendido como luchar contra ella gracias a sus robots.

¿Qué funciones tenía el cloacking?

Pese a que la técnica cloacking ya no es tan usada, es preciso conocer sus funciones y cómo se hacía para evitar esta práctica y así no perjudicar las estrategias SEO que se desean realizar en la optimización del posicionamiento web de una web.

Básicamente, con la utilización del cloacking, la intencion del webmaster no era otra que mostrar información diferente a los buscadores y a los usuarios. Por ejemplo, en Google, Bing o Yahoo, se mostraba contenido optimizado o sobreoptimizado con una palabra clave en concreto. En cambio, a los usuarios, se les mostraba información relevante o no pero con connotaciones totalmente diferentes.

Penalización del Cloacking

Generalmente los webmasters que practicaban el cloacking, utilizaban esta técnica de Black Hat SEO de forma malintencionada, aunque también existieron casos de personas que lo hacían con buenas intenciones, por la sencilla razón de buscar “alterar” la información en los motores de búsqueda para posteriormente, aportar valor al usuario.

No obstante, los robots no saben si las intenciones del usuario son malintencionadas o no, con lo que la penalización estaba garantizada. Por tanto, aunque a día de hoy esta práctica no se utiliza, eso no implica a que ya no se actúe contra ella.

Todo webmaster que utilice el cloacking como “estrategia SEO”, se enfrentará a una penalización algorítmica o manual. Veamos qué acciones son:

Penalizaciones algorítmicas: generalmente esta técnica la penaliza el algoritmo Penguin, aunque también Panda puede actuar en consecuencia si es necesario. Las consecuencias que producen estos dos algoritmos es bajar de posiciones en los motores de búsqueda a la web infractora con lo que se reducirá considerablemente el tráfico de visitas. Aunque, generalmente, si se suprimen las acciones infractoras, se podrá volver a tener una buena optimización en el posicionamiento.

Penalización manual: la penalización manual es la peor acción de las dos, ya que puede provocar una desindexación total de los contenidos y posteriormente la pérdida total de tráfico. Para poder salir de esta penalización es preciso proponer una reconsideración en los motores de búsqueda, aunque no asegura que se consiga el objetivo. Por tanto, la mayoría de webmasters desestiman el proyecto por completo.

¿Cuánto tiempo hace que la técnica cloacking no se utiliza?

Se suele pensar en que el cloacking está en desuso desde hace muchos años pero en realidad no es así. Según el motor principal de búsqueda, Google, afirma que ésta técnica está en desuso desde hace tres o cuatro años aproximadamente, con lo que a efecto práctico son muy recientes las acciones que se toman contra ésta técnica.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.