Linkedin Ads: Cómo crear una campaña paso a paso

Linkedin no para de crecer; si te interesa el mundo del marketing digital, tiene algunos grupos imperdibles. Y la funcionalidad de incluir un blog propio dentro de la red social también es muy interesante. Todo este crecimiento está acompañado por una evolución de su publicidad online, donde poco a poco va metiendo la cabeza entre el pastel que se reparten ahora, sobre todo, Facebook, Twitter y Google Display.

Sin embargo, estos Linkedin Ads no son un diamante en bruto; conviene tener algunas cosas presentes antes de anunciarse en su plataforma como un loco, porque sino tu bolsillo se va a hacer más pequeño sin tener resultados, y esa no es la idea.

Lo mejor y lo peor de la publicidad en Linkedin

Tres cosas buenas destacan por encima de todo:
1. El perfil y la actividad de los usuarios están muy definidos. Es una red social profesional y en base a eso tomas la decisión de si tu público está ahí. Si vendes cupcakes, seguramente tires el dinero. Si vendes cursos de contabilidad, tienes más opciones.

2. Puedes llegar arriba del todo. Directores, CEO, responsables de área… Ninguno se escapa a los Linkedin Ads; puedes configurar tus anuncios para que aparezcan en los perfiles de los altos cargos, los que tomen las decisiones de compra en sus empresas.

3. Perfecta para publicidad B2B. Si tu producto va dirigido a empresas y profesionales como cliente final, al menos deberías hacer una prueba… En cuanto a publicidad en redes sociales, será la que mejor te funcione.

Un par de cosas malas que debes saber antes de empezar:
1. Hasta las pruebas son caras. Dos datos para poner las cosas claras: El coste por clic mínimo que pagarás en los anuncios de Linkedin es de 2€. El presupuesto mínimo diario es de 10€.

Esto significa que, si te interesa aparecer también los fines de semana, el presupuesto mensual mínimo debe ser de 300€. Comparado con otras plataformas, es mucho más caro.

2. El CTR no es nada del otro mundo. Los dos formatos que tiene la red social abiertos a todos los perfiles (alguno más hay de prueba pero sin ser oficial aún) no aseguran una locura de clics. Sobre todo los que son anuncios ‘clásicos’, a la derecha de tu página de Linkedin, no son muy efectivos en en cuanto a rendimiento. Demasiado pequeños, demasiado desapercibidos y, en muchas ocasiones, con mensajes poco llamativos (hay que cuidar esos copys…).

Creando nuestra campaña de Linkedin Ads

Una vez tenemos claro que nos interesa al menos probar este tipo de publicidad para nuestros objetivos, veamos cómo se hace y qué consejos son muy útiles en cada paso del proceso.

Para empezar, debemos ir a la parte superior derecha de la pantalla de Linkedin (la que sea), donde aparece nuestra foto en miniatura. En ese menú desplegable tendrás una sección llamada publicidad.

Una vez en el panel de control, nos aparecerá un mensaje avisándonos de que debemos introducir nuestros datos de facturación. Hazle caso y pasa por caja: te pedirá un pago con tarjeta de 4€ para activar la cuenta. Así, para empezar animados ;)

panel-linkedin-ads

De vuelta al menú principal, verás diferentes pestañas, donde puedes seguir la evolución de tus campañas, los usuarios que tienen acceso a este panel de control, la consulta general de informes de rendimiento (bastante simplones de momento) y la configuración general en cuanto a notificaciones y demás.

Un poco más a la derecha, nos aparece la opción de crear una nueva campaña… Adelante.

Primera decisión importante: ¿Crear un anuncio o patrocinar contenido? Para que te hagas a la idea, son como los dos formatos que también están disponibles en Facebook. El primero es el que sale a la derecha de la página, un anuncio sencillo con mensaje+foto, y el segundo permite que aparezca una publicación nuestra propia en el feed de actualizaciones de los usuarios.

Para explicar cómo crear nuestra campaña de Linkedin Ads nos valen las dos, puesto que solo cambia la edición de nuestro anuncio, pero los formatos son iguales en cuanto a segmentación, orientación geográfica, etc. Así que en este caso elegiremos ‘anuncios normales’, por ejemplo.

Ahora toca crear los anuncios. Para eso, deberemos añadir estos datos:
– Nombre de la campaña.
– Idioma del anuncio.
– Si vas a publicitar una URL externa o tu propia página de Linkedin.
– Título.
– Descripción.
– Imagen.

crear-linkedin-ads

Dos cosas importantes en este paso: No te dejes un anuncio sin imagen y crea más de un anuncio diferente (puedes preparar hasta 15). Lo primero te ayudará con el CTR y lo segundo a probar qué mensajes funcionan mejor, para posteriores optimizaciones de tu campaña. Cuando lo veamos claro en la previsualización, pasamos al siguiente paso.

El siguiente paso es la segmentación. Para esto, Linkedin nos da diferentes opciones para hacerlo:
– País.
– Empresas: Por nombre, sector y/o tamaño.
– Función laboral y antigüedad.

También te deja segmentar por universidad, grupos, sexo, edad… Dependiendo de tu objetivo, igual te interesa, aunque la joya de la corona es la segmentación anterior.

segmentar-linkedin-ads

A medida que vamos seleccionando filtros, en la parte de la derecha la herramienta nos va informando del máximo de perfiles a los que podríamos llegar. Aquí debes equilibrar bien entre la segmentación de la hipersegmentación. Porque si vas a llegar a menos de 1000, conviene abrir un poco más el campo.

El siguiente paso es la configuración de los costes de nuestra campaña de Linkedin Ads. Deberemos seleccionar:
– Nuestro modelo de publicidad: CPM o CPC (la segunda opción en el 99% de los casos). Recuerda que lo mínimo es un CPC de 2€
– El presupuesto diario que te interesa. Mínimo de 10€.
– La duración de la campaña.

Por último, solo te queda pasar por caja (tarjeta de crédito como única forma de pago) y empezarás a funcionar con tu campaña de Linkedin Ads.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.