Cómo crear contenidos SEO sin ser un cansino

Hay veces que cuando te pones a escribir un post, te asaltan un puñado de preguntas, de esas que se repiten sin parar hasta volverte loco: ¿Debo escribir pensando en Google? ¿Cómo consigo dar valor al usuario teniendo en cuenta al diabólico Panda? ¿Qué pasa si escribo para mis usuarios, así, sin más? ¿Puedo mandar luego un mail al gran buscador diciéndole que le respeto y que no se porte mal?

Crear contenidos SEO no significa escribir para Google; solo hay que mirarle de reojo. Esto a veces no es fácil, porque hay demasiada gente a la que atender a la vez. Sin embargo, tengamos claro esto: se pueden publicar contenidos espectaculares para el usuario que cumplan con los “requisitos” mínimos que reclama Google; solo hay que tener en cuenta un puñado de cosas importantes.

Veamos algunos aspectos relevantes para crear contenidos SEO sin ser un pesado robot que destroza cualquier valor a la audiencia por una buena posición en los resultados de búsqueda.

Elige tu keyword y trátala con cariño

En esa parte de diseñar tus contenidos mientras vigilas a Panda con el rabillo del ojo, entra lo de seleccionar una palabra clave central para el artículo. Para ello, el proceso es aplicar primero el sentido común y luego ‘confirmarte’ con alguna herramienta de estudio de keywords (que ni siquiera tiene que ser de Google).

Fase 1: Sentido común. Resume el tema de tu post en la búsqueda que harías para encontrar ese contenido. Esta búsqueda puede ser corta y general (“invitaciones de boda”) o larga y más concreta (“como hacer una invitación de boda original”). Ambas pueden ser correctas, y cada una te dará un tráfico diferente.

Fase 2: Analiza cómo busca la gente. Echa un vistazo a detalles como el tráfico potencial, la competencia o las keywords relacionadas. Ubersuggest o el Keyword Planner de Google suelen bastar para decidirse sin volverte loco (recuerda lo de evitar ser un cansino).

Una vez tenemos nuestra palabra clave, ahora toca tratarla con cariño; es decir, colocarla en determinados sitios de nuestro post:

El Título. Ojo, de manera sutil, si tiene sentido y con chispa. No se trata de copiar y pegar, sino de ‘presentar’ el tema utilizando las palabras que utiliza la gente.

La URL. Con la keyword metida, separada con guiones y a poder ser sin preposiciones ni artículos. Lo más limpia posible.

La descripción SEO. Esto no influye en el posicionamiento… directamente. Pero incluir la búsqueda provoca que esta aparezca en negrita en los resultados, lo que ayuda a que el usuario haga clic. Y ese clic, esa diferencia entre el número de veces que aparece tu web y el número de clics que hacen, sí que afecta al SEO de tus contenidos.

Etiquetas. Si incluyes algún H2, H3… Es bueno meter tu keyword, aunque no sea literal, sí alguna relacionada, escrita de otra manera o metiendo sinónimos.

Imagen. Las etiquetas alt en las imágenes también son un buen sitio para tener en cuenta nuestra keyword. Si tienes varias, no incluyas la misma en todas, varía con palabras parecidas.

Una vez hemos atendido a Google lo que se merece (ese poquito nada más), toca centrarse en lo que vamos a aportar a los usuarios y que indirectamente, afecta al posicionamiento SEO de los contenidos. Para ello, debemos tener en cuenta algunos conceptos, y preparar preguntas para validar si los estamos cuidando.

Linkbaiting. ¿Merece la pena el contenido como para que alguien se tome la molestia de enlazarlo? ¿Cómo puedo conseguir que se convierta en una referencia sobre el tema?

Extensión del contenido. ¿Tiene mi post la extensión adecuada para el tema que trata? ¿Se puede ampliar con algo más? ¿He metido texto de más que no aporta nada?

Diseño. ¿Está mi contenido bien diseñado? ¿Necesita alguna imagen extra para aclarar conceptos? ¿Es visualmente coherente?

Narrativa. ¿Tiene sentido mi historia? ¿He seguido correctamente mi canvas storytelling? ¿Se entienden bien los conceptos?

herramientas-seo-contenidos

Herramientas SEO para tus contenidos

Semrush. Perfecta para vigilar a los que tienes a tu alrededor. Sirve para muchas cosas muy buenas, y entre ellas conseguirás saber cuáles son los contenidos que más tráfico le da a tu competencia, y qué keywords son las que lo ‘consiguen’. Herramienta perfecta para ayudarte a configurar el calendario de tu blog.

Keyword Planner. Uno de los clásicos, de los que nunca fallan. La mejor herramienta para descubrir búsquedas interesantes sobre tu contenido, pero también para seleccionar algunos sinónimos o términos relacionados que también ayudan si los incluyes por tu contenido. El poco tiempo que debes dedicar al SEO de tus contenidos tiene que ser con la herramienta de Google abierta.

Screaming Frog. Otra de las imperdibles en general. Pero para tus contenidos, te ayuda a ver diferentes cosas relevantes: el número de enlaces que han conseguido tus competidores, qué descripciones SEO tienen los posts sobre el tema que te interesa, cómo tratan las etiquetas H2, etc. Perfecta también para optimizar posts ya publicados.

Buzz Sumo. Herramienta más para Social Media, algo que influye en el SEO, y muy relacionado con los contenidos. Introduces la palabra clave que te interesa, o una URL de la competencia, y te devuelve una relación de los contenidos relacionados, sus autores y la relevancia social que han tenido. Una joyita para saber qué está funcionando en las redes sociales.

Analytics. Otro clásico que no hay que dejar de mencionar. Escoge una fecha que te interesa y analiza los contenidos con más visitas, filtrados únicamente por el tráfico orgánico como medio de adquisición. Te ayudará a optimizar contenidos que estén funcionando para orientarlos aún más a tus objetivos (recuerda que la adquisición es solo la primera fase) o para modificar los que no estén bien rindiendo bien.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
No te pierdas nada
Te mandamos lo mejor a tu Email