Quiero un blog de empresa, ¿Dónde lo meto?

blog-empresa

Venga, supongamos que tienes muy claro qué es el marketing de contenidos, consideras que es una estrategia muy eficaz para conseguir tus objetivos y tienes claro cómo llegar a ellos. Además, ya has interiorizado que necesitas un blog como herramienta para todo ello, ya seas una tienda online, un negocio local, una empresa B2B o varias de ellas.

En definitiva, que apuestas a tope por un blog corporativo. En este momento, comienza un proyecto en el que habrá que decidir muchas cosas relacionadas con el mismo; en este caso, intentaremos ayudarte con una pregunta que hay que resolver, y que será importante de cara al futuro del blog: ¿Dónde lo metemos?

Tenemos dos opciones: integrarlo en la web corporativa o plantearlo como algo independiente. Veamos un par de ventajas e inconvenientes en ambas alternativas.

Un blog corporativo integrado en nuestra web

Ventaja: Posicionamiento SEO. Un blog bajo el paragüas de nuestra URL significa que todo el valor añadido que vamos consiguiendo con sus actualizaciones repercute directamente con el posicionamiento orgánico de nuesta web corporativa. Si eres una pyme y tus potenciales clientes desconocen tu marca pero buscan tus servicios, este es un motivo crucial para decantarte por el blog corporativo.

Inconveniente: Posible desconfianza. Disimular que tus contenidos están orientados a la venta es más complicado si estos comparten sitio con todos tus productos, la descripción de tu empresa, etc. Puede generar reticencia, por lo que debemos contar con una arquitectura web, una estrategia y unas acciones de contenidos muy trabajadas para que cuando aportemos valor no se entienda de manera equivocada.

Creación de un blog independiente

Ventaja. Mayor libertad de movimientos. Actuar como una bitácora del sector, un blog temático, te da mucho más espacio de maniobra. Más allá de que relaciones el blog con tu marca de alguna manera (en el ‘quiénes somos’, incluyendo tu logo en algún sitio, con redes sociales comunes, etc.), ponerle un nombre y una URL distinta ayuda a generar confianza. Utilízalo como un espacio mucho más distendido que tu web corporativa.

Inconveniente. Relación entre blog y marca. No puedes olvidarte de que tus contenidos van orientados a objetivos de tu marca, no de tu blog. Es decir, que debes dejar muy claro que ese blog pertenece a una empresa, para que cuando lo posiciones como una referencia en el sector (poco a poco, eso sí) tus potenciales clientes tengan claro dónde tienen que acudir si quieren algo como lo que les has mostrado.

Y tú ¿qué opinas? ¿Blog corporativo o temático? Somos todo oídos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someone
Opt In Image
¿Te ha gustado? ¡Tenemos Más!
Te lo mandamos a tu Email.